Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

TERRORISMO

Los etarras Sagarduy y Troitiño salen de la cárcel después de cumplir sus reducidas condenas

Por Rocío LinaresTiempo de lectura2 min
España14-04-2011

2.500 años reducidos a 24. Sorpresa para el etarra Antón Troitiño, los responsables de las instituciones penitenciarias y el Ministerio del Interior. José María Sagarduy sale acompañado de prisión después de agotar su condena. Él es el recluso más antiguo de la banda. Un mandamiento de libertad inmediata, firmado por el magistrado de la Audiencia Nacional Alfonso Guevara, llegó a la cárcel de Huelva y liberó a Troitiño que tenía que haber salido de la cárcel en febrero de 2010, en aplicación del antiguo Código Penal, por el que había sido condenado.

Sagarduy, alias Gatza es el preso más antiguo de ETA. Ha salido de prisión un día antes de cumplir 53 años, desde que entró con 22. Es uno de los símbolos del frente de makos, que agrupa a los reclusos etarras por su larga estancia en prisión. A su salida le esperaban dos manifestaciones: una de apoyo y otra de la organización antiterrorista. Durante su estancia ha recibido numerosos homenajes del mundo radical nacionalista. Fue condenado por la Audiencia Nacional a casi 70 años de cárcel por su participación en varios atentados. El código penal de 1973 aplicó redenciones a su pena, que se agravó tras su intento de fuga en 1993. Su internamiento final ha sido de 30 años y 9 meses en la aplicación de la doctrina Parot. Troitiño, uno de los etarras más irredentos de la banda terrorista ETA, estaba cumpliendo el primer grado penitenciario, el más gravoso para el reo en la cárcel de Huelva. 22 asesinatos le condenaron a 2.500 años de prisión, reducidos en primer lugar a 30 por la doctrina Parot. La norma, establecida por el Tribunal supremo, pretendía aplicar un mínimo de años a los presos terroristas y evitar que salieran excesivamente “pronto” de la cárcel. Sin embargo, Troitiño fue juzgado por el antiguo Código Penal, por el que a los 30 se le restaban seis de redenciones. En conclusión, una pena de cárcel hasta 2017. Por otra parte, el Constitucional promulgó el doble cómputo penal, que acortaba aún más este plazo. En la sentencia de liberación del preso, expresaba que “no abonar el tiempo de privación sufrido preventivamente”, supone “un alargamiento ilegítimo de su situación de privación de libertad”. El preso “se ve directa y perjudicialmente afectado por el hecho de coincidir con una situación de prisión provisional decretada” y el cumplir una pena ya sentenciada. Otra resta en el tiempo y la libertad inmediata. Dos símbolos proetarras en libertad. Sagarduy por antigüedad y Troitiño por su alta participación en atentados. Otros cuatro presos históricos de ETA saldrán de la cárcel entre abril y mayo después de haber cumplido sus condenas.