Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

Ley del juego

El Congreso aprueba una nueva ley del juego

Por Bianca DennehyTiempo de lectura3 min
Economía12-04-2011

Una nueva ley del Juego aprobada por el Congreso. Este es un gran paso para el sector del juego, tanto en las variantes de juegos tradicionales como en las más modernas disponibles en el móvil o en Internet, que no disponía de una legislación desde que se erradicara en 1977.

La Comisión de Economía y Hacienda de la cámara baja ha aprobado de pleno, lo cual indica que esto pasa al Senado, un texto que regulará por primera vez tanto las modalidades de juego tradicionales como el bingo o el casino como los modernos tipos de apuestas que se realizan a través de Internet o del móvil que no contaban con legislación y lograba que se hablase de situación de “alegalidad” con respecto a la cuestión. El Congreso ha llegado a un acuerdo y entre todos los grupos han redactado una serie de enmiendas y sobresale una que especifica que las diferentes empresas contarán con un período transitorio en el que éstas deberán adaptarse a la nueva situación además de sus distintos patrocinios y la publicidad que ofrecen. Y es que algunas que se dedican al juego en Internet patrocinan equipos de primera división de fútbol. Otro cambio que se va a apreciar es la obligación de las empresas que estén presentes en Internet tengan que emplear el dominio “.es” con el propósito de que las autoridades reguladoras españolas puedan tener una vigilancia eficaz sobre ellas. Por otro lado, la ley pretende proteger tanto a a menores de edad como a personas que estén incapacitadas legalmente para jugar y también a consumidores que pidan voluntariamente que se les vigile con el objetivo de alejarlo de prácticas ludópata. Asimismo, esta nueva ley ha sido respaldada por todos los grupos parlamentarios. La presencia de una legislación va a aportar seguridad jurídica a las empresas que han ido abriéndose hueco especialmente en Internet a la par que dará protección al consumidor. De la misma manera, la socialista Monserrat Colldeforns quiso destacar la importancia de que la implantación de la ley se haga de forma progresiva para dar respaldo jurídico y confianza a las empresas que tienen presencia en España con el objetivo de que éstas se animen a invertir en publicidad y patrocinio. También, Colldeforns ha querido apoyar la negativa del Ejecutivo de implantar un impuesto más bajo (petición de CiU) que el se especificó en la ley, y que además ya es conocido por las comunidades autónomas. En cuanto a la postura de la oposición, el diputado del PP Antonio Gallego concuerda con el Ejecutivo en la necesidad de regular este sector a pesar de que destaca que no se ha esperado un tiempo prudencial para llevar a cabo el proyecto legislativo. Por otra parte, Gallego ha confirmado la oposición del PP a la privatización parcial (un 30 por ciento) de Loterías y Apuestas del Estado, ya que afirma que se trata de “malvender la gallina de los huevos de oro”. Cabe destacar algunas enmiendas que no han proliferado en el Congreso como la propuesta de algunos grupos de la oposición de que un porcentaje de las apuestas deportivas e hípicas fuesen invertidas en más deporte, pero sí se ha debatido sobre un Real Decreto en el que se determinarán algunos porcentajes. Por su parte, la ley no modificará la situación de Loterías y Apuestas del estado ni a la ONCE, que conservan su derecho de explotar en exclusiva las loterías de ámbito estatal. También destaca el nuevo Consejo de Políticas del Juego, un órgano en el que estarán representadas las comunidades autónomas. A su vez, se creará la Comisión Nacional del Juego (CNJ) que será el organismo que autorice, supervise y controle esta actividad, además de presentar función sancionadora. Las sanciones pueden elevarse hasta alcanzar los 50 millones para las “muy graves”, como supondría el caso de ofrecer juegos sin tener licencia. Ante la creación de este organismo el diputado Antonio Gallego ha indicado que no es necesario que se cree la CNJ porque supone "más carga administrativa" y es "perfectamente prescindible" y que esta tarea podría estar en manos de la actual Dirección General de Ordenación del Juego, del Ministerio de Economía. Destaca además la incorporación de La Ley establecerá además un nuevo impuesto, que se distribuirá íntegramente entre las comunidades autónomas, excepto el gravamen sobre las apuestas mutuas deportivas o hípicas estatales, que corresponderá al Estado.