Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

LECTURA

Crece el préstamo de libros en las redes de metro

Por LaSemana.esTiempo de lectura1 min
Cultura06-07-2009

El ritmo de un usuario del transporte público no es pausado. Pese al ritmo de vida bajo los profundos túneles construidos bajo las calles, aún queda tiempo para fijarse en lo que ocurre alrededor. También para leer. Y es que, según los últimos resultados de la Comunidad de Madrid, los puntos de préstamos de libros en el Metro, más conocidos como Bibliometros, aumentaron su actividad un 30 por ciento en el primer semestre de este año. En total, se prestaron 61.606 libros, frente a los 47.087 registrados en el mismo periodo en 2008.

El aumento "está relacionado con el incremento de los títulos puestos a disposición de los usuarios", según la Comunidad, que se incrementaron en 50 títulos nuevos por trimestre. En la actualidad, los Bibliometros cuentan con 97.532 ejemplares de 974 títulos, cuando en julio de 2008 eran 800, lo que supone un aumento del 20 por ciento de la colección en el último año. A este dato hay que añadir que el servicio se ha ampliado este año hasta la estación madrileña de Chamartín. Sin embargo, según los datos, Moncloa sigue siendo el punto favorito por los lectores que utilizan este servicio, además de Nuevos Ministerios, con 10.557 y 9.133 préstamos respectivamente. ¿Por qué título se decantan los beneficiarios de este sistema? El libro más prestado en este tiempo ha sido El niño con pijama de rayas, seguido por Hermanas, de Josefina Aldecoa, Un burka por amor de Reyes Monforte, La bodega de Noah Gordon, y el primer título de la famosa saga de Stieg Larsson, Los hombres que no amaban a las mujeres. ¿Cómo funciona este sistema? Todo el que quiera leer un libro sin tener que comprarlo debe acudir a estos puestos, colocados en una zona visible de la estación, que se encuentran abiertos al público de lunes a viernes de 13:30 hasta las 20 horas. Después de consultar la lista y llevarse el ejemplar favorito, el usuario tendrá 15 días para leérselo, con posibilidad de prorrogarlo por otros 15. Y si no se puede devolver el libro en este horario, también existen unos buzones donde se pueden devolver los libros a cualquier hora. Pero antes, es necesario poseer un carnet de biblioteca pública de la Comunidad, del Ayuntamiento de Madrid o del propio Bibliometro.