Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

PREVISIONES

El FMI advierte de que la crisis durará más de lo esperado

Por Bárbara ArenaTiempo de lectura2 min
Economía19-04-2009

Los expertos dibujan un horizonte lejano para el final de la crisis. El Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco de España han coincidido en previsiones negativas para un futuro incierto en la situación económica internacional y nacional, respectivamente. Y es que los datos y la ineficacia de las medidas, además del tiempo de recuperación que un bache de semejante profundidad requiere, alargarán el proceso más de lo esperado.

El FMI ha declarado en un estudio recientemente publicado que “la coincidencia de una crisis financiera y de una recesión mundial probablemente va a suponer una caída de la producción de una gravedad y de una duración nada habituales”. La institución incide en el carácter extraño de la situación actual y asegura que “es probable que la conjunción de la crisis financiera y la desaceleración mundial sincronizada origine una recesión excepcionalmente profunda y extendida en el tiempo”. El informe destaca la situación de los países emergentes, entre los cuales apunta a los situados en Europa del Este como los más perjudicados y advierte de que la salida de capitales en estas naciones se atrasará, pues la escasez de liquidez en el sistema financiero de las zonas más desarrolladas también será prolongada. El FMI no ha puesto fecha al comienzo de la recuperación aunque asegura que la crisis durará más del año habitual en estos casos, en los que sigue un crecimiento de cinco años tras la debacle. Para hacer frente al problema apuesta por soluciones “enérgicas” y afirma que “la política monetaria puede ayudar a acortar este tipo de recesión” aunquen debido a la gravedad, “con menor eficacia de lo habitual”. La institución ha insistido en la importancia de “restablecer la confianza en el sector financiero para que las políticas macroeconómicas sean eficaces y la recuperación se consolide”. El Banco de España tampoco ha sido mucho más esperanzador, ya que prevé que quizás el año que viene tampoco se solucionen las cosas. En 2009 se producirá la peor caída del Producto Interior Bruto (PIB) desde la Guerra Civil y según sus pronósticos el del año que viene tampoco se salva. El informe presentado explica que la economía en España se contraerá un tres por ciento, cifra muy superior al 1,6 por ciento fijado por el Gobierno. El supervisor apuesta así por un inicio de recuperación después de 2010. Entre las medidas que defiende el Banco de España para paliar la “intensa y persistente” destrucción de empleo se encuentran las destinadas a incentivar reformas “a través de los salarios y condiciones de empleo, y no mediante la destrucción de puestos de trabajo”.