Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

TENIS

Nadal logra la ¬manita¬ en el Principado

Por Manuel de JuanTiempo de lectura4 min
Deportes19-04-2009

Un año más la temporada de tierra batida comienza del mismo modo: con Rafa Nadal levantando el título del Masters de Montecarlo, y ya son cinco ocasiones consecutivas. El español se deshizo en la final de Novak Djokovic y logra una vez más un triunfo que le convierte en aún más favorito para los próximos torneos que se avecinan en el calendario. Por otro lado, Roberta Vinci ganó en Barcelona y Sabine Lisicki, en Charleston.

Tras un inicio de temporada donde ha demostrado que de sólo terrícola no tiene nada, Rafael Nadal vuelve a su superficie favorita. No es sólo un jugador de tierra, pero ciertamente es en el polvo de ladrillo donde el rendimiento del balear trasciende de lo humano para entrar en el campo de los divino. En la final del Masters 1000 de Montecarlo, Nadal estuvo contra las cuerdas, Novak Djokovic le forzó hasta el límite, pero el mejor tenista del mundo sacó fuerzas de lo más profundo de su ser y terminó imponiéndose por 6-3, 2-6 y 6-1. Con unas condiciones meteorológicas que no eran nada idóneas para el juego de Rafa, con muchas nubes y la pista muy pesada, los golpes del mallorquín no tenían la consistencia y altura normal en él. Eso ocasionó que el partido se convirtiese en una lucha sin cuartel desde el fondo de la pista. A falta de golpes ganadores, tocaba ponerse el mono de trabajo y ganar por la vía heroica. El primer set tuvo un inicio titubeante de ambos. Los dos lograron ponerse con ventaja en el marcador, pero, con el empate a tres, Nadal tomó la iniciativa y se marchó hasta el 6-3. En el segundo parcial el manacorense mostró su peor versión, la longitud de sus golpes cayó en picado y Nole comenzó a dominar, logrando el set por un contundente 6-2. Todo hacía recordar las semifinales del pasado año en Hamburgo, donde ambos jugadores, en condiciones muy parecidas, libraron una lucha de casi tres horas que al final se llevó Nadal. El primer juego de la tercera manga fue un reflejo de lo insoportable que puede llegar a ser jugar con el número uno. Djokovic le tuvo noqueado en varios puntos y gozó de muchas oportunidades de rotura, pero el español demostró su mentalidad de hierro y no cedió. Al siguiente juego, logró el . Eso destrozó psicológicamente al serbio, que aunque demostró pundonor y vendió cara su derrota, no pudo evitar que Nadal se apuntase la última manga por 6-1. Quinto título consecutivo en Mónaco, algo que nunca nadie ha logrado, y una puesta a punto excelente para los próximos torneos de tierra. La próxima semana, el Godó, y no dentro de mucho, el Masters 1000 de Madrid. Dos citas que seguramente Nadal tiene marcadas en su calendario con especial emoción. Una vez más, el otro español destacado del cuadro final fue Fernando Verdasco. El madrileño está protagonizando un inicio de año espectacular, y pese a que aún no ha levantado ningún título, una vez más llegó hasta los cuartos de final, donde Djokovic le apeo en tres sets. Si esta regularidad se mantiene todo el año, seguro que Verdasco acabará el año entre los mejores. Fue el propio Verdasco el que eliminó a David Ferrer en octavos, mientras que Albert Montañés llegó a unos meritorios octavos de final, donde también Djokovic fue su verdugo. Sin duda, la gran ausencia de la final fue la de Roger Federer. El suizo había sido el rival de Rafa Nadal en las últimas tres finales, pero esta vez no fue capaz de pasar de octavos de final. Su compatriota Stanislas Wawrinka le eliminó en dos sets y dejando en evidencia que el ex número uno del mundo, recién casado, atraviesa un momento duro en su juego y su segunda plaza en el ranking corre serio peligro. La sorpresa del torneo fue el retorno de un jugador que hace pocos años llegó a ser número tres del mundo, pero que de repente cayó en el ranking y se dejó de saber de él, Ivan Ljubicic. El croata, pese a ser un jugador que basa su tenis en su potentísimo servicio, realizó una gran actuación en un torneo de tierra batida y seguro que llegar a cuartos de final, donde Nadal le eliminó, hará que escale puestos en la lista para llegar a donde estuvo hace ya varias temporadas. Tenis femenino Roberta Vinci logró el segundo título de su carrera en Barcelona después de derrotar a la rusa Maria Kirilenko por 6-0 y 6-4. La italiana cerró una semana perfecta donde ha mostrado un tenis excepcional y deja patente que es una jugadora a tener en cuenta en los torneos de tierra, su superficie favorita. Se esperaba una actuación destacada de Carla Suárez, y esta no defraudó, aunque no pudo alzarse con la victoria. La canaria llegó hasta semifinales, donde Kirilenko la apeó en un duro partido a tres sets. Las dos grandes sorpresas del torneo fueron las eliminaciones de Alize Cornet y Flavia Penetta, las dos máximas favoritas, en la primera y segunda ronda respectivamente. El otro torneo femenino de la semana se celebró en Charleston (Estados Unidos). Allí, la vencedora fue la alemana Sabine Lisicki, que derrotó a Caroline Wozniacki por 6-2 y 6-4 en el partido decisivo. La teutona logra el título después de vencer durante la semana a jugadoras de la talla de Venus Williams y Marion Bartoli.