Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

TAILANDIA

La división y los enfrentamientos aumentan en el país

Por LaSemana.esTiempo de lectura1 min
Internacional19-04-2009

El primer ministro tailandés, Abhisit Vejjajiva, se vio obligado la pasada semana a decretar el estado de excepción en Bangkok y otras cinco provincias colindantes para intentar “preservar la paz y el orden” ante los disturbios promovidos por los partidarios del antiguo premier, depuesto del poder en 2006 y huido del país en agosto de 2008 para evitar las acusaciones de corrupción que pesan sobre él.

Tailandia volvió a mostrar la pasada semana las heridas de una profunda división. Los camisas rojas, partidarios del ex primer ministro Thaksin Shinawatra, volvieron a sembrar el caos en Bangkok, provocando sus enfrentamientos contra los camisas amarillas, progubernamentales, más de 165 muertes. Hace apenas unos meses, los camisas amarillas se levantaron en armas contra el Gobierno de Somchai Wongsawat entre acusaciones de corrupción y de ser un mero títere del huido Shinawatra, ocupando durante sus propuestas los principales aeropuertos del país. Su rebelión es el germen de las vengativas reyertas que ahora mismo siguen dándose en el país. Pese a que la rebelión de los camisas rojas se encuentra prácticamente sofocada, al menos a sus milicianos les quedará un consuelo. Y es que su al menos teórico líder, Shinawatra, consiguió la pasada semana un pasaporte nicaragüense especial destinado en principio a atraer inversores al país, después de que el Gobierno cancelara su documento tailandés y promulgase varias órdenes de busca y captura internacionales. En cualquier caso, la división en el país invita a pensar que los disturbios podrían volver a producirse en cualquier momento.