Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

TERRORISMO

La Policía detiene a Jurdan Martitegi, último jefe militar de ETA

Fotografía
Por Carmen RodrigoTiempo de lectura3 min
España19-04-2009

Jurdan Matitegi Lizaso y Álex Uriarte Cuadrado quedaron en un pueblo cercano a Perpiñán para que el primero, jefe del aparato militar de ETA, adiestrase al que iba a ser la cabeza de un nuevo comando. Pero la nueva formación nunca llegará a actuar gracias a la colaboración e intervención de los cuerpos de policía francés y español. La policía francesa detuvo a ambos junto a un tercer etarra, Mikel Oroz. Al mismo tiempo, se llevaron a cabo seis detenciones en el País Vasco del resto de miembros del nuevo comando.

Las detenciones fueron posibles gracias al seguimiento de la Policía Nacional de Álex Uriarte desde el País Vasco hasta Francia. El miembro legal de la banda (así calificado dentro de ETA por no estar previamente fichado por el Ministerio de Interior) se reunió con Martitegi y con Mikel Oroz, quien supuestamente ejercía las funciones de chófer del jefe militar. Los tres fueron detenidos sin mostrar oposición alguna. Con esta operación ETA recibe el tercer golpe a su aparato militar en menos de seis meses. Uriarte estaba relacionado con los tres detenidos en Vitoria este fin de semana: Axier Ortiz de Guinea, Jonathan Guerra y Olaritz Arakama, novia de uno de los investigados. Igor García fue detenido en Otxandio y, en Bilbao, Sergio Bravo. El apresado en Rentería se llama Gorka Iriarte Sáez. Según las Fuerzas de Seguridad, todos formaban un comando que se estaba gestando en el País Vasco y que ya era vigilado desde hacía meses. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, destacó que es la segunda vez en pocos meses que “un comando no llega a nacer y que no ha podido pasar a la acción”. La anterior neutralización similar se llevó a cabo en octubre en Navarra. Rubalcaba no se pronunció sobre los objetivos del comando. A la pregunta sobre la posibilidad de que tuvieran algún plan contra el próximo Ejecutivo vasco dirigido por Patxi López respondió que se trata de una hipótesis geográfica que la policía “tiene en la cabeza después de las amenazas de ETA” y debido a que tres de las detenciones se hayan producido en Vitoria. Rubalcaba señaló lo “especialmente eficaz” que ha sido la lucha antiterrorista en estos últimos seis meses. También lanzó el mismo mensaje que ya mandó tras la detención del anterior etarra y jefe de comandos, Aitzol Iriondo: “No sé si en este momento ETA tiene designado ya el sustituto de Martitegi, igual ni siquiera saben quién va a ser, pero sí le puedo decir a ETA que la Policía y la Guardia Civil y las Fuerzas de Seguridad francesas le están buscando ya”. ¬El gigante¬ Martitegi, también conocido como El gigante por sus casi dos metros de altura, nació en Durango en 1980. Se encontraba en orden de búsqueda y captura tras la desarticulación del Comando Vizcaya el pasado mes de julio. Miembro en su juventud de la kale borroka y con un largo expediente de violencia callejera, tuvo que huir a Francia para evitar una posible condena de 22 años de cárcel. Se le considera uno de los responsables del atentado contra la casa cuartel de la Guardia Civil en Legutiano (Álava) donde murió el agente Juan Manuel Piñuel. También se le cree responsable de los delitos del Comando Vizcaya: las bombas contra el cuartel de la Guardia Civil en Durango, el coche bomba de Calahorra y el ataque contra el juzgado de Getxo. El ministro del Interior ha explicado que fue Txeroki quien lo colocó en la estructura del aparato militar de ETA y que instruyó a responsables del comando desarticulado en Navarra. También ha aprovechado para remarcar la importancia de las operaciones contra la kale borroka, donde, según él “se corta el trabajo de la cantera de ETA”. Rubalcaba calificó la actuación policial como “brillante” la misma semana en que el fiscal general del Estado puso en duda la colaboración de ésta en la lucha antiterrorista. La operación ha sido impulsada por el juez instructor de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón.