Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

ASESINATO DE CIVILES

La decisión de la A.Nacional tensa aun más la relación de España e Israel

Por Esteban del PozoTiempo de lectura2 min
España30-01-2009

La actuación del juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu de imputar al ex ministro de defensa israelí Benjamin Ben-Eliezer y a otros seis militares más por delitos contra la humanidad por el ataque en Gaza del 2002, que causó la muerte de 14 civiles, ha tensado aun más las relaciones diplomáticas entre España e Israel. La decisión del juez ha sido calificada de “delirante” según el ministro israelí de Defensa, Ehud Barak.

Por medio del principio de Justicia Universal, el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha imputado al ex ministro de Defensa israelí Benjamin Ben-Eliezer y a otros seis militares más por delitos contra la humanidad tras matar a 14 civiles, la mayoría niños, en un bombardeo en Gaza en el año 2002. Una decisión que no ha sentado nada bien entre las filas israelíes y que ha provocado una tensión añadida en las, ya de por si, deterioradas relaciones diplomáticas entre España e Israel. El Gobierno hebreo dice que España "no puede pretender participar en el proceso de paz y al mismo tiempo ser parte del problema". Benjamin Netanyahu, ex primer ministro, ha definido de "ridícula" la decisión el juez Andreu, según recogía el diario israelí Haaretz. Pese a que la Audiencia Nacional haya recibido ya la documentación sobre el ataque del 2002, el embajador israelí en España , Raphael Schutz, confía en que este hecho sirva para cerrar el caso porque seguir adelante con este "abuso" de la legalidad es perder "un poco la brújula". Asimismo, considera que la querella obedece a "motivos políticos" que persiguen "deslegitimar, no sólo el derecho de Israel a defenderse, sino peor aún, de deslegitimar la misma existencia de Israel". Por último, el embajador ha invitado a "reflexionar sobre cómo se podría evitar el abuso político del sistema" e impedir, de ese modo, que la relación entre España y su país se vea perjudicada. Livni, calificaba de “cínicos” a todos aquellos que arremetían contra el Estado de Israel. Sin embargo, para evitar tensiones en las relaciones, la vicepresidenta del Gobierno, MªTeresa Fernández de la Vega, ha querido desvincularse de la decisión adoptada por el juez afirmando que "lo que le incumbe al Gobierno son las relaciones políticas ya que en un estado de derecho todo el mundo sabe que el poder judicial es independiente. La portavoz del PSOE, Elena Valenciano, ha abogado por "exigir paz" antes de estimar que la actuación del ejército israelí "ha rebasado muchas líneas rojas" y que "el uso desmedido de la fuerza" por parte de Israel y "los enormes daños causados" no han sido el mejor camino para aproximar la paz. El pensamiento generalizado sobre la actuación desmedida de Israel sobre Palestina es común para todos los partidos políticos.