Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

ASESINATO DE CIVILES

La Justicia española se lanza a investigar las acciones de Israel en Gaza

Fotografía
Por Esteban del PozoTiempo de lectura2 min
España28-01-2009

Un total del 14 civiles muertos, la mayoría de ellos niños y bebés. Fallecieron a consecuencia de un ataque aéreo perpetrado por el Ejército israelí el 22 de julio de 2002. El objetivo era acabar con la vida de un líder del grupo integrista palestino Hamas. Ahora, más de ocho años después ha sido la Justicia española la que se ha decidido a investigar los hechos.

Concretamente, el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha aceptado a trámite una querella contra siete altos mandos del Estado hebreo involucrados en la acción, entre ellos el ex ministro de Defensa en aquella época, Benjamin Ben-Eliezer. El juez Andreu, tomó esta decisión tras la denuncia presentada por el Centro Palestino para los Derechos Humanos por el lanzamiento por parte de un avión de combate israelí de una bomba de una tonelada contra la vivienda de Salah Shehade, un destacado dirigente de Hamas. Tres de los querellantes son familiares de los fallecidos en el ataque. El auto del juez considera que aquellos ataques fueron “desproporcionados” e “ilegítimos”. La competencia que puede tener la Audiencia Nacional o cualquier tribunal para juzgar asuntos externos a su país es en base al principio de la justicia universal. Este es la única forma de garantizar la protección del ser humano como sujeto individual, porque se basa en el compromiso de toda la comunidad internacional en la persecución y sanción de esos crímenes que afectan a toda la comunidad internacional. Las víctimas de algún mal, tienen derecho a gozar de la posibilidad de accionar los diferentes procedimientos penales frente a la pasividad de sus Estados, en otros países, que en cumplimiento de los diferentes textos internacionales y de los Principios de Naciones Unidas, ostentan jurisdicción para el enjuiciamiento de estos crímenes, con independencia del lugar de comisión y de la nacionalidad de las víctimas y criminales. Por eso España ya juzgó en su día los crímenes que había cometido Pinochet y ahora hace lo mismo con los casos de Ruanda, Camboya o Isabel Perón, entre otros. Debido a la gran repercusión de estos juicios los magistrados que han aceptado las denuncias y han investigado los hechos han pasado a conocerse como los jueces estrella. El más famoso de todos, que recientemente ha tenido su cuota de protagonismo con la revisión de la represión franquista ha sido Baltasar Garzón. Las reacciones del Gobierno español e Israelí no se hicieron esperar y desde el Ministerio de Asuntos Exteriores, su máximo responsable, Miguel Ángel Moratinos, afirmó que “la obligación del Gobierno es respetar la Justicia” porque para eso es “un poder independiente” y que por tanto no tiene nada que decir en cuanto a la decisión del juez.