Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

MODERNIZAR LA JUSTICIA

Bermejo no logra evitar la primera huelga de jueces de la Historia

Por Alejandro RequeijoTiempo de lectura2 min
España30-01-2009

Definitivamente, Mariano Fernández Bermejo quedará para el recuerdo como el ministro de Justicia que sufrió la primera huelga de jueces de la democracia. Su gestión no ha convencido a la carrera judicial, que el próximo 18 de febrero llevará a cabo un paro de 24 horas sin precedentes en demanda de una mayor inversión en la Administración.

Nunca hasta la fecha los magistrados habían hecho uso del derecho de huelga. Como poder del Estado, la Ley no les otorga esta posibilidad, pero tampoco se lo prohíbe expresamente. Con este contencioso jurídico dos asociaciones de jueces, las minoritarias Francisco de Vitoria (FdV) y el Foro Judicial Independiente, decidieron sumarse a la convocatoria de huelga propuesta por una veintena de partidos judiciales, entre ellos los de ciudades como Barcelona, Madrid, Sevilla o La Coruña. Un total del 20 por ciento de la carrera. La decisión de FdV y FJI es determinante ya que, con su decisión, rompen la unidad mostrada hasta ahora por las principales asociaciones de jueces. En lugar de apoyar una huelga en febrero, apostaron por sustituir esta convocatoria por actos reivindicativos de menor intensidad. Además proponían otorgar seis meses de plazo al Ejecutivo para evaluar su compromiso con la modernización de la Justicia antes de acudir de manera definitiva a una huelga el 26 de junio. No obstante, esas propuestas han quedado ya como papel mojado. La razón inmediata fue la reunión entre el ministro y las cuatro asociaciones judiciales. Tras siete horas de negociación, Bermejo ofreció un fondo extra de 20 millones de euros para la modernización y accedió a algunas de la exigencias principales de los jueces. No obstante, los magistrados salieron del Ministerio asegurando que la situación estaba resuelta. Precisamente, tanto FdV como FJI argumentan su decisión de apoyar el frente de jueces no asociados en el resultado de esa reunión, en la que ,según explicaron, el Ministerio sólo les ofreció “humo“. Las otras dos asociaciones (Asociación Profesional de la Magistratura y el Jueces para la Democracia), que ahora se han quedado solas y en evidente inferioridad de condiciones, acusaron a las otras dos de no saber respetar los pactos y carecer de sentido institucional. "Injustificada e injustificable”, así calificó la decisión de FdV y FJI el Ministerio mientras que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), por medio de su vicepresidente Fernando de Rosa, calificó el paso dado por estas dos asociaciones como “irresponsable” y les pidió que "vuelvan al diálogo". Entre sus principales reivindicaciones, los jueces piden mantener la potestad de señalar los juicios en lugar de los secretarios, mejorar las retribuciones para los magistrados de guardia, establecer un adecuado sistema de sustitución, eliminar el traslado forzoso por ascenso, implantación de mejoras tecnológicas y establecer de manera definitiva la nueva oficina judicial.