Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

BÉLGICA

Bélgica y el ¬caso Fortis¬, grave asunto a tratar por el monarca Alberto II

Por Luis González-AllerTiempo de lectura1 min
Internacional04-01-2009

La salida del Gobierno en el caso Fortis no ha hecho más que agravar la situación institucional de Bélgica. En el pasado 2008 tuvieron nada más y nada menos que tres crisis y, sin duda, fue uno de los paises más afectados de Europa por todos sus escándalos.

El caso Fortis ha sido uno de los más sonados en la crisis financiera internacional. Sobre todo teniendo en cuenta que ha creado una verdadera crisis institucional y que ha hecho que el Gobierno de Yves Leterme dimitiese. Todo empezó cuando el Gobierno belga, quien tenía gran parte del grupo financiero Fortis comenzó a especular con la posible compra del Grupo Fortis por BNP Paribas. Entonces un bufete de abogados encargado de defender a pequeños accionistas decidió emprender acciones contra el Gobierno, que según los accionistas había vulnerado los derechos de más de 1.300 capitalistas. Éstos consideraban que la nacionalización parcial del banco y su venta a la entidad francesa BNP Paribas no fue regular porque no se convocó a la Asamblea General de Accionistas. A esto el ex primer ministro belga afirmó que "Fortis estaba a dos milímetros de la bancarrota. Si los accionistas quieren volver a esa situación, deberán resolver los problemas ellos mismos”. Esto generó una gran convulsión en el país. País que durante 2008 tuvo tres crisis institucionales y en el que el monarca, Alberto II, ya no sabe qué hacer para mantener el orden en el Estado, ya que los continuos enfrentamientos entre los francoparlantes, y los ciudadanos de habla flamenca se han sucedido durante los últimos años y estos enfrentamientos no han hecho más que agravarlos.