Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

RALLIES

Las estrategias y los percances decidieron en Nueva Zelanda

Por LaSemana.esTiempo de lectura2 min
Deportes31-08-2008

Sébastien Loeb sumó su triunfo número 44 en el Mundial de rallies en una prueba, la de Nueva Zelanda, marcada por las estrategias. Mikko Hirvonen gestionó bien la carrera y llegó al final como líder, pero un percance le apartó del triunfo y le aleja del galo, líder de la general.

Loeb marcó el ritmo en la primera jornada, siempre por delante del piloto finlandés que, sin embargo, se mantenía muy cerca. Pero, consciente de la dificultad que entrañaba el tener que abrir pista, por la gran cantidad de grava acumulada en el recorrido, el galo decidió levantar el pie del acelerador y ceder a su oponente el primer puesto. Así, sería éste quien tendría que salir primero en la segunda etapa. Las estrategias estuvieron presentes en todo momento pues Hirvonen, que aprendió la lección, imitó a su oponente al segundo día. El de Ford, pese a salir primero, mantuvo un buen ritmo y mandó casi siempre, aunque bastante parejo con Loeb. Pero, de nuevo, ambos cedieron el liderato a Jari-Matti Latvala, tercero en discordia para que éste tuviera el honor de inaugurar el primer tramo de la última jornada. El joven finlandés mantuvo un duro duelo con Dani Sordo durante los dos primeros días por aferrarse al podio. En la jornada final logró incluso ascender al segundo puesto, beneficiado por ciertos problemas de Loeb. Pero el mal fario se cebó con los pilotos de Ford. Hirvonen, que había logrado atar el primer puesto, sufrió un pinchazo que le hizo perder un tiempo precioso y Latvala, que iba segundo, tuvo que abandonar por problemas de aceite. Así, Loeb y Sordo se encontraron con un doblete inesperado que supone a Loeb aumentar la ventaja con Hirvonen en la lucha por el título, ahora a ocho puntos, a Sordo asentarse en el tercer puesto de un Mundial que empezó con muchos problemas y a la firma del chevron destacarse en la tabla de constructores con una ventaja de veinte puntos sobre Ford. Pese a los cambios radicales que durante el rally hubo en los primeros puestos, fueron muchos los pilotos que también podían haber sido protagonistas, como el noruego Petter Solberg, que terminó cuarto. Los Suzuki, con el sexto y séptimo puestos de Per-Gunnar Andeson y Toni Gardemeister, consiguen el mejor resultado de la marca de la temporada. Por último, el argentino Federico Villagra sumó un punto y el noruego Henning Solberg, que tuvo problemas mecánicos el primer día, finalmente terminó noveno tras marcar varios mejores tiempos.