Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

CALLEJERO ETARRA

Dignidad y Justicia denuncia la “falta de valentía” de los jueces

Por Alejandro RequeijoTiempo de lectura1 min
España10-07-2008

“Los que han tomado esta decisión, que apechuguen”. De este modo se manifestó el presidente de la asociación Dignidad y Justicia, Daniel Portero, tras conocer que el Pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional estimaba que mantener calles o monolitos a ETA en algunos municipios vascos no es delito.

Según Portero, hijo del fiscal asesinado por la banda en 2000, Luis Portero, los jueces han demostrado una falta de valentía ante las más de diez querellas presentadas por la asociación que él preside contra diversos ayuntamientos del País Vasco en los que se mantenían reconocimientos a miembros de ETA. Tras anunciar que recurrirá esta decisión de la Sala ante el Tribunal Supremo, Portero indico además que el fallo de la Sala supone "hurgar en la llaga de la dignidad de las víctimas y darle un premio a los terroristas". Según dijo, esta decisión reportará "graves consecuencias" en relación a otras cusas abiertas en la Audiencia Nacional por el mismo asunto como la que instruye el juez Fernando Grande-Marlaska sobre el monolito levantado en la localidad de Hernani (Guipúzcoa) en recuerdo del etarra José Aristimuño, alias Pana. "Me pregunto si la sociedad admitirá que se reponga el monumento a José Aristimuño", expresó Portero, al tiempo que lamentó que la defensa de la alcaldesa de Hernani, Marian Beitialarrangoitia (ANV), "pedirá al instante la restitución del monolito con el nombre del terrorista asesino". Así, el presidente de Dignidad y Justicia calificó este extremo como “un daño mucho mayor para las víctimas". Pese a este último revés por parte de la Justicia, Portero anunció continuará exigiendo la retirada de los homenajes a ETA usando "todos los resortes que se encuentren a mano" Por ello, a pesar del recurso de casación ante el Tribunal Supremo, agotará también la vía contencioso-administrativa. "Es una pena porque la vía penal es más rápida, más eficaz y la que debe defender al ciudadano de un delito continuado como la permanencia del homenaje a un condenado por terrorismo", indicó.