Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

LIBERTAD DURADERA

El acuerdo para el despliegue de la Fuerza Internacional en Afganistán entra en vigor

Por David HurtadoTiempo de lectura2 min
Internacional04-01-2002

El pasado viernes quedó firmado el pacto para la llegada de los soldados de la Fuerza Internacional de Paz que se encargará de velar por la tranquilidad de la transición política en Afganistán.

Con el pacto firmado entre el ministro de Interior del Gobierno provisional afgano, Yunus Qanuni, y el comandante británico de la fuerza internacional, John McColl, se pone fin a varias semanas de incertidumbre y negociaciones sobre las condiciones del despliegue de la fuerza de paz. La firma definitiva se llevó a cabo el pasado viernes tras el visto bueno de los 17 países, entre los que se encuentra España, que participan. Con este acuerdo, se prevé la llegada a Afganistán de unos 4.500 soldados que, durante los próximos seis meses, se encargarán de que el Gobierno provisional pueda desempeñar su labor de transición con tranquilidad. Los soldados de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad en Afganistán (Isaf) se desplegarán hasta finales de enero. Primero, Kabul, bajo el mando del Reino Unido, que ya tiene algunas tropas por la zona. La principal dificultad con que ha contado el acuerdo ha sido la resistencia de la Alianza del Norte a reducir su presencia y fuerza en Kabul, ciudad que actualmente controla, bajo el mando del ministro de Defensa y jefe militar de la Alianza, Mohamed Fahim. En principio, la Isaf pretendía la salida de la capital de todos los hombres armados de la Alianza para facilitar la labor de los soldados internacionales, a lo que se oponía Fahim. Finalmente, el jefe de la Alianza ha conseguido mantener a sus hombres en Kabul con la condición de que no vayan armados, que no entorpezcan el trabajo de la Isaf y que comuniquen cuántos soldados hay y dónde están los cuarteles. La Isaf, por su parte, ha permitido que soldados afganos acompañen a las patrullas de vigilancia de la fuerza internacional en Kabul. En el acuerdo, firmado en el Ministerio de Asuntos Exteriores de Kabul y en presencia del primer ministro interino, Hamid Karzai, se manifiesta que el Ejército multinacional deberá también ayudar a reconstruir las infraestructuras de Kabul, así como formar a los futuros soldados del Ejército nacional de Afganistán.