Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

ELECCIONES GENERALES

La mano del presidente ya se dejó notar en Navarra, Madrid y Cataluña

Por Antonio PérezTiempo de lectura2 min
España19-10-2007

La Ejecutiva del PSOE, que desde la madrileña calle de Ferraz gestiona un equipo afín al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, también ha controlado en los últimos meses diversas federaciones socialistas para gestionar crisis en comunidades como Madrid, Navarra, Cataluña y, recientemente, la Comunidad Valenciana.

Además de caso de la Comunidad Valenciana, en la que el ya ex secretario general, Ignasi Pla, fue acusado de corrupción y dejó vía libre para uno de las apuestas fuertes de Zapatero en esta comunidad, el ex ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, hay otros casos en la última legislatura en los que se ha podido comprobar el peso de Ferraz a la hora de tomar decisiones que afectan a las federaciones socialistas. De esta manera, Madrid ha llevado la batuta de mando y ha dictado normas de obligado cumplimiento para las federaciones de las distintas comunidades autonómicas, que tradicionalmente habían tenido un mayor grado de autogobierno. Uno de los ejemplos del control que Ferraz ejerce sobre las diferentes federaciones se comprobó en Cataluña, cuando Zapatero promocionó al actual president de la Generalitat, José Montilla, como líder del Partido Socialista de Cataluña y candidato en detrimento de uno de los barones y líder de los socialistas catalanes, Pasqual Maragall, que había abanderado el tripartito con Ezquerra Republicana de Catalunya (ERC) e Iniciativa per Catalunya Verds (IC). La mano de Ferraz también estuvo presente en la crisis desatada en Madrid después de las últimas elecciones autonómicas, en la que nombró a la ministra de Medio Ambiente, Cristina Carbona, presidenta de la gestora después de la dimisión de Rafael Simancas, máximo responsable hasta entonces del Partido Socialista de Madrid. La difícil situación del partido en Madrid empeoró después de que tanto el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, reafirmara la mayoría absoluta del PP en el ayuntamiento de la capital española, como la líder del PP madrileño, Esperanza Aguirre, que también logró la mayoría absoluta en la Comunidad de Madrid. En la actualidad, será el alcalde de Parla (Madrid), el más votado de España, el encargado de mejorar los resultados de los socialistas en una plaza clave en las próximas elecciones. También en Navarra, la Ejecutiva de Rodríguez Zapatero impidió un acuerdo entre los socialistas navarros y Nafarroa Bai que permitiese arrebatar el poder al PP después de las pasadas autonómicas. La respuesta del Partido Socialista de Navarra (PSN) fue la dimisión del candidato a la presidencia de la Comunidad foral, Fernando Puras, que afirmó públicamente que la falta de entendimiento con Ferraz le impedía mantenerse en el cargo. Junto a él también dimitió en bloque la Ejecutiva de las Juventudes Socialistas en Navarra, que exigieron al partido un “periodo de reflexión” para recuperar el “crédito social”. El secretario general el partido en Navarra, Carlos Chivite, asumió la directrices de Ferraz y facilitó con el voto en blanco del PSN la investidura del líder de la Unión del Pueblo Navarro (UPN), Miguel Sanz, que volvió a ser elegido presidente de Navarra.