Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

VIOLENCIA DE GÉNERO

Los jueces suprimen la orden de alejamiento en casos de maltrato

Por Paula PortasTiempo de lectura1 min
Sociedad19-10-2007

La Ley contra la Violencia de Género se ha enfrentado a un balance de su aplicación tras dos años en vigor. La presidenta del Observatorio contra la Violencia de Género, Montserrat Comas, propuso algunas reformas legales: eliminar la obligación del juez de dictar la pena accesoria de alejamiento o la posibilidad de no declarar contra un familiar.

Las reformas propuestas por Comas una serie de reformas están encaminadas a hacer más efectiva esta medida reguladora como suprimir de la Ley la posibilidad de no declarar contra un familiar en casos en que sólo se puede probar el maltrato con el testimonio de la propia víctima. La delegada especial del Gobierno contra la Violencia sobre la Mujer, Encarnación Orozco, considera que, antes de plantear la reforma legal del artículo 57.2 del Código Penal, hay que seguir trabajando para potenciar y coordinar las distintas medidas que ya recoge la Ley contra la Violencia de Género, destinadas a la protección y seguridad de la víctima. Entonces, sí se podría permitir que sea facultativo por parte de un juez el imponer o no la pena de alejamiento bajo la valoración de la situación concreta de riesgo. Desde la entrada en vigor de la Ley Integral hace dos años, fueron juzgadas 69.400 personas y más de 50.000 hombres han sido condenados por maltrato doméstico, el 72 por ciento del total de las sentencias emitidas. La creación de juzgados especializados en violencia que han dictado 39.906 sentencias, ha contribuido a dar una respuesta más eficaz frente a la saturación de asuntos y falta de personal en los juzgados. La discrecionalidad del poder judicial, valorando en cada caso si la medida de alejamiento es o no necesaria para proteger a la víctima, es positivo según el presidente de la Audiencia Provincial de Alicante, Vicente Magro, aunque apunta que reanudar la convivencia incrementa el riesgo para las mujeres, lo que las ha llevado a la muerte en la mayoría de los casos.