Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

CINE

La Mostra de Valencia arranca con un aumento de popularidad

Por Alejandra Linares-RivasTiempo de lectura1 min
Espectáculos17-10-2007

Las Palmeras de oro, plata y bronce quieren relucir de nuevo en el panorama cinematográfico internacional. Desde que naciera la Mostra de Cinema del Mediterrani de Valencia, en 1980, nunca logró obtener la notoriedad pretendida. El festival siempre ha sido inevitablemente comparado a otros celebrados en España, y su popularidad no es comparable a la de los demás. Hay un abismo en relación al famoso Festival de San Sebastián, y sin duda también una gran distancia de los de Huelva, Sitges y Gijón. Cada unos de éstos ha conseguido establecer una imagen representativa e inconfundible en referencia a otras muertas de cine. Pero la valenciana no ha sabido buscar su hueco ni su distintivo en un mercado (el de los premios de cine) relativamente saturado.

En la 28 edición la organización de la Mostra de Valencia busca relanzar su popularidad, empezando por lograr el apoyo ciudadano. La principal medida ha sido el traslado del festival al centro de la ciudad, ya que en los últimos años se había realizado en la periferia valenciana y eso restaba público. Y la decisión ha funcionado desde el primer día: la afluencia de público se ha incrementado en un 25 por ciento respecto al año pasado. Otra aportación a la renombre de la Mostra ha sido la presencia de Raquel Welch y Don Johnson en la ceremonia de apertura. La procedencia norteamericana de los actores no ha supuesto un problema pese a los tintes mediterráneos del festival. Todo sea darle otros aires y despertarlo de su letargo. También en la primera jornada, la Mostra rindió homenaje a Victoria Vera, Analía Gadé y Juanjo Puigcorbé, que recibieron la insignia de la ciudad de manos de la alcaldesa, Rita Barberá. Las cintas presentadas a concurso son de procedencia meramente mediterránea: turcas, serbias, francesas, egipcias, entre otras. Aunque también se pasan cintas norteamericanas en ciclos no oficiales, como los de homenaje a Humphrey Bogart y John Wayne, o de miedo en Escalofríos.