Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

FÓRMULA 1

Y el campeón fue Raikkönen

Por Marta G. CalderónTiempo de lectura4 min
Deportes21-10-2007

Pocos lo habían aventurado, pero el título no fue ni Fernando Alonso ni para Lewis Hamilton. Kimi Raikkönen los sorprendió a ambos y se proclamó campeón en el Gran Premio de Brasil. Era el que menos posibilidades tenía, pero los errores de Hamilton y la lentitud del McLaren de Alonso hicieron que se dieran las circunstancias para que el finlandés se llevara el ansiado título.

Tras dos subcampeonatos en 2003 y 2005, en los que tuvo que ceder ante Michael Schumacher y Alonso, Raikkönen se quitó la espina de piloto rápido, pero no consistente, y se hizo con su primer Mundial por tan sólo un punto. Nadie apostaba por el finlandés, ni mediada la temporada –el campeonato era cosa de dos: Alonso o Hamilton- ni en Interlagos, donde llegaba a siete puntos del británico y a tres del español. Pero, tras haber logrado cuatro victorias en la segunda mitad de la temporada, a la sombra del conflicto interno en McLaren, Iceman logró mantenerse con opciones, siquiera remotas, en el campeonato. La estrategia de Ferrari –que acabó arrebatando a McLaren un doblete que parecía hecho- fue perfecta desde la salida: Felipe Massa, que partía desde la pole position, se lanzó para taponar a Hamilton, mientras que Raikkönen, a su rebufo, le cerró los espacios y lo superó en la primera curva. Pero también Alonso se aprovechó, y en la tercera curva, le tomó el interior a Hamilton, que se pasó de frenada y se salió de pista: volvió en octava posición, con nervios y sus planes trastocados. Y en la octava vuelta, un problema hidráulico lo dejó sin marchas y casi parado en la pista: aunque -afortunadamente para él- pudo continuar, cayó al decimoctavo puesto, obligado ya a una remontada furibunda para poder seguir al frente del Mundial. Por delante, Alonso no pudo mantener el ritmo de los Ferrari, por lo que la estrategia estaba cantada: Raikkönen necesitaba ganar para ser campeón, y así fue. En el segundo repostaje, entrando dos vueltas más tarde que su compañero, Raikkönen regresó en la cabeza de carrera, a costa de un Massa que no pudo vencer ante su público, pero que no perjudicó a los intereses de la escudería italiana. La fiesta comenzó en las últimas vueltas, puesto que Alonso acabó a 50 segundos de los bólidos del cavallino rampante. Tuvo tiempo, incluso, de que el polaco Robert Kubica le diese un susto, pues tuvo problemas de graining (falta de agarre por ampollas, provocadas por el calor, en los neumáticos), aunque la estrategia de tres paradas del polaco le permitió mantener la posición. La misma estrategia empleó, sin éxito, Hamilton, obligado a cambiar con respecto a las dos paradas de sus rivales por el título. El alemán Nico Rosberg, tras una intensísima disputa en las últimas vueltas, acabaron cuarto y quinto respectivamente, en tanto que Nick Heidfeld, sexto, y Jarno Trulli, octavo, entraron en los puntos. El Gran Premio destacó, además, por los accidentes: Giancarlo Fisichella se salió de pista y cuando volvió, como un avión, fue embestido por el japonés de Spyker Sakon Yamamoto; su compañero Adrian Sutil fue sancionado por comerse al inglés Anthony Davidson, el finlandés Heikki Kovalainen se salió de pista... Incluso el debutante Kazuki Nakajima, de Williams, arrolló a tres mecánicos al entrar colado y pasarse de frenada en su primer repostaje.

Mundial de pilotosPuntosMundial de constructoresPuntos
Kimi Raikkönen110Ferrari204
Lewis Hamilton109BMW101
Fernando Alonso109Renault51
Felipe Massa94Williams33
Nick Heidfeld61 Red Bull24
Robert Kubica39Toyota13
Heikki Kovalainen30Toro Rosso8
Giancarlo Fisichella21Honda6