Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

REFERÉNDUM DE SECESIÓN

Zapatero dice un "no rotundo" a Ibarretxe, pero éste no se da por vencido

Por Elena Gómez FernándezTiempo de lectura3 min
España18-10-2007

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, recibió al lehendakari, Juan José Ibarretxe, en el Palacio de la Moncloa en la octava reunión que han mantenido ambos durante esta legislatura. Durante aproximadamente dos horas discutieron sobre la última propuesta de referéndum pretendida por el dirigente vasco.

Tras un apretón de manos ante los medios, y con la bandera española y la vasca de fondo, ambos comenzaron la reunión en el interior del palacio. Ibarretxe llegó con la intención de defender la convocatoria de la consulta popular sobre el futuro del País Vasco, pero la respuesta de Zapatero fue negativa. El jefe del Ejecutivo no cree que la iniciativa del lehendakari tenga cabida, ya que no lo considera “ni siquiera una propuesta” e insistió en que se trata de una iniciativa ilegal e inviable en el marco constitucional y estatutario. Sin embargo, el lehendakari defendió que su iniciativa es democrática e intachable desde el punto de vista legal. El objetivo de Ibarretxe es iniciar un proceso de diálogo que concluya con un acuerdo similar al de Downing Street, que sentó las bases para un proceso de paz en Irlanda del Norte. El líder socialista aseguró que Ibarretxe iba a salir de la Moncloa con un “no rotundo”, y que su propuesta no es más que una mera idea, y que le pediría que, antes de buscar un acuerdo entre el País Vasco y el Estado, logre uno entre los vascos. En reiteradas ocasiones desde el anuncio de Ibarretxe, Zapatero ha garantizado que en España no se va a llevar a cabo ninguna consulta que no respete la legalidad constitucional y estatutaria. Pero pese a esta negativa del presidente del Gobierno, el lehendakari no parece haberse dado por aludido, ya que ha declarado tras entrevistarse con José Luis Rodríguez Zapatero que mantiene su consulta, y ha confiado en que "el talante del que tanto se habla no se transforme en un desplante al diálogo", ya que cree "difícil de entender" y "una contradicción" que si se ha estado hablando con Batasuna y ETA, ahora se le niegue a él ese diálogo. En su opinión, hay "meses por delante" para llevar a cabo esa consulta, por lo que ha aconsejado "tomarse las cosas con más calma". Ibarretxe interpreta que se está "en el primer paso de una negociación" y sostiene que su objetivo es "un pacto político" con el presidente del Gobierno "para convivir Euskadi en el Estado español". Por otro lado, el líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, se congratulo por que Zapatero le hubiese dicho a Ibarretxe lo que él le había pedido que dijese y manifestó que “España es una nación y no es un concepto discutible” y que no hay que sentir “vergüenza” de la bandera española, tras lo que se dirigió directamente a Ibarretxe para decirle que “lo que sea España lo deciden los españoles, pero todos los españoles y cada uno de ellos” al tiempo que subrayó que “el País Vasco es España” al igual que el resto de las comunidades autónomas. En este mismo sentido, el presidente del PP argumentó que “un gobernante no debe confundir a la gente y no debe plantear objetivos imposibles” como el propuesto por Ibarretxe pues, según alegó, “no habrá referéndum”. Además, agregó que los españoles “somos iguales en derechos y oportunidades y también en deberes y obligaciones”, lo que significa que “nadie puede ser discriminado por condiciones económicas o sociales o por vivir en uno u otro sitio”.