Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

REINO UNIDO

El Gobierno británico reduce la alerta pero intensifica los controles

Por LaSemana.esTiempo de lectura1 min
Internacional07-07-2007

El nivel de alerta antiterrorista se ha reducido un grado –ya no es el máximo- pero la presencia policial sigue siendo ostentosa en las calles británicas. El número de arrestados por los atentados fallidos en Londres y Glasgow se eleva a ocho.

El Gobierno de Reino Unido ha tomado buena nota de los atentados fallidos de finales de junio en el centro de Londres y en el Aeropuerto de Glasgow (Escocia). El nuevo Ejecutivo, encabezado por Gordon Brown, ha bajado un grado el nivel de alerta antiterrorista a tenor de las informaciones de los servicios secretos aunque el número de efectivos policiales desplegados en los puntos más vulnerables sigue siendo elevado. Brown, también, ha anunciado que se van a endurecer los controles en la contratación de trabajadores extranjeros y a aumentar el listado de personas que deben ser vigiladas. Esta medida es consecuencia del conocido como “complot de los médicos” y es que, prácticamente, todos los detenidos por los ataques frustrados además de no ser británicos trabajaban en el Sistema Nacional de Salud de Reino Unido -algunos, hasta eran brillantes médicos especialistas-. Precisamente, el alto nivel de mimetización es una de las principales bazas de los terroristas de Al Qaeda. Éstos pasan desapercibidos porque pueden estar años conviviendo como un ciudadano más e incluso desarrollando labores para la comunidad hasta que deciden o reciben la orden de atacar. Este hecho causa gran consternación e incertidumbre en la población y en las autoridades. Mientras tanto, la Policía sigue avanzando en las investigaciones como consecuencia de los interrogatorios a los arrestados y de las abundantes pruebas recogidas en los tres coches que se utilizaron para intentar cometer los atentados. Scotland Yard está rastreando las llamadas que hicieron los terroristas y busca dónde recibieron la formación para planificar y perpetrar los ataques.