Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

COLOMBIA

Uribe comienza su plan de excarcelación con 110 reclusos

Por Marta Aguilera JiménezTiempo de lectura1 min
Internacional03-06-2007

Cerca de 110 presos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), admitidos en el programa de excarcelación promovido por el Gobierno de Bogotá, fueron trasladados la semana pasada desde distintas prisiones hasta la localidad de Chiquinquirá, a 140 kilómetros al norte de la capital colombiana, según confirmaron fuentes oficiales.

Los insurgentes, procedentes de cárceles de distintas ciudades, forman parte de un grupo de cerca de 200 que serán puestos en libertad por decisión del presidente colombiano, Álvaro Uribe, quien espera que de esta forma las FARC liberen a los secuestrados. Al menos 18 mujeres estaban en ese primer grupo de excarcelados a la cárcel de Normandía, en Chiquinquirá, población distante 140 kilómetros al norte de Bogotá. El traslado y la posterior excarcelación anunciada por Uribe busca un gesto similar de las FARC, que mantiene cautivos a 56 secuestrados canjeables, entre ellos la colombo-francesa Ingrid Betancourt, ex candidata presidencial secuestrada desde febrero de 2002. El ministro del Interior y de Justicia, Carlos Holguín, ratificó que la excarcelación es un gesto humanitario con el que “el Gobierno quiere desempantanar un proceso de muchos años, ante la falta de humanidad de los rehenes en campos de concentración oprobiosos”. Holguín añadió que aproximadamente 193 guerrilleros cumplen con los requisitos para ser excarcelados, aunque la lista podría aumentar hasta el día de la liberación. Tanto el ministro Holguín como otros altos cargos negaron que el Gobierno vaya a declarar el estado de excepción o que haya llegado a un acuerdo con las FARC para liberar rebeldes. Asimismo, negaron los anuncios de la senadora de la oposición, Piedad Córdoba, según los cuales esa guerrilla liberaría a Betancourt, a su compañera para la vicepresidencia en los comicios de 2002, Clara Rojas, y a un hijo de ésta nacido en cautividad.