Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

PÉRDIDAS

La bolsa española cierra la semana con un descenso del 4,55 por ciento

Por Beatriz Pérez MoránTiempo de lectura1 min
Economía28-04-2007

La bolsa española ha cerrado la semana con una caída del 4,55 por ciento, marcada por el fuerte retroceso de los valores del sector inmobiliario. El parqué español se sitúa así de nuevo cerca de los 14.400 puntos.

Más concretamente, el Ibex 35 bajó un 1,42 por ciento, hasta los 14.403 puntos, mientras que el Índice General de la Bolsa de Madrid retrocedió un 1,29 por ciento y el tecnológico Nuevo Mercado descendió un 1,19 por ciento. Según el Gobierno, estas fuertes bajadas son normales y necesarias para que el mercado bursátil se aproxime a la realidad económica de España. También en las principales bolsas europeas se ha terminado la semana con descensos generalizados, aunque menos acusados en el caso español. Fráncfort cayó un 0,12 por ciento, Londres un 0,78 por ciento y Francia un 0,23 por ciento. La semana comenzó con una fuerte bajada acarreada por el batacazo de las inmobiliarias pero la subida del euro frente al dólar, hasta 1,36 euros, y la fluctuación del petróleo hasta los 68 dólares por barril hicieron que los mercados europeos y el español se recuperaran más rápidamente de lo esperado. Sin embargo, el anuncio del banco Santander, Fortis y Royal Bank of Scotland de presentar una OPA por el capital de ABN Amro y la relativa subida de la producción estadounidense hicieron que la inseguridad y los rumores se apoderaran del parqué español. Por tanto, todos los valores principales, a excepción de seis, acabaron con pérdidas. Iberia finalizó con la mayor subida del Ibex 35, 2,94 por ciento, seguida de Sogecable, Altadis, Endesa, Ferrovial y Banco Sabadell, el único del sector bancario que terminó en positivo. Las pérdidas las encabezó Repsol, con un 2,76 por ciento, seguido de Indra, Mapfre y Central. Santander, Inmocaral, Colonial y Telefónica también sufrieron recortes, pero en menor medida.