Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

PREMIOS OSCAR

Scorsese se lleva por fin ‘su’ Oscar

Por Eduardo IglesiasTiempo de lectura2 min
Espectáculos25-02-2007

Ha tardado casi 40 años de carrera y seis candidaturas previas, pero la Academia ha dado finalmente a Martin Scorsese el Oscar que todo el mundo pedía para él -y que sus compañeros de profesión le habían negado-. Infiltrados, pero especialmente su director, se convierten así en los grandes triunfadores de la noche de los Oscar. Mejor película y mejor director se complementan con mejor montaje. Un total de sólo tres galardones que demuestra lo repartidos que han sido los premios de este año.

Repartidos y esperados. Así han sido los Oscar 2007. Aunque las mayores dudas quedaban precisamente para qué película se llevaría los dos grandes premios. Mientras muchos apostaban por Babel, que no termina de ser un filme redondo, y los más ilusos esperaban una sorpresa de Pequeña Miss Sunshine, los académicos han aprovechado la falta de uno de esos títulos que se llevan todos los premios para dar el Oscar a Infiltrados, una gran película pero, no obstante, muy por debajo de otras de Scorsese. El resto de los premios quizá han sido algo bastante previsible. Se confirmaron las quinielas, especialmente en el área de los intérpretes principales. Helen Mirren y Forest Whitaker han repetido los Globos de Oro y se han llevado los Oscar a mejor actriz y mejor actor, respectivamente. Queda claro lo que gusta a los académicos, y es que los dos lo han logrado por llevar a la pantalla a dos personajes reales, la Reina Isabel II y Idi Amín. Por muchas esperanzas que algunos tuviesen en Penélope Cruz, a Mirren el Oscar no se lo iba a quitar nadie. Los premios de interpretación secundarios sí han sido menos esperados. Para muchos las dos actrices nominadas por Babel, Adriana Barraza y Rinko Kikuchi, eran las favoritas. Para los que han visto Dreamgirls, este premio era para Jennifer Hudson, la ganadora final. Incluso la presentadora Ellen DeGeneres ha bromeado con su condición de ex concursante de American Idol -la versión local de Operación Triunfo-. Y es que no deja de sorprender que el Oscar vaya para una actriz debutante y sin ninguna experiencia previa. Su equivalente masculino ha sido para el veterano Alan Arkin, uno de los dos Oscar de su Pequeña Miss Sunshine, el filme independiente de este año. El otro ha sido el Oscar a mejor guión original, por tradición lo máximo a lo que pueden aspirar los filmes no producidos por los grandes estudios de Hollywood. Sin embargo, deja un muy buen sabor de boca para todo el equipo de la película. El de mejor guión adaptado lo recogió Infiltrados, que se llevó los tres grandes: película, director y guión. Aunque no hay que olvidarse que si bien es adaptación de una novela, también es un remake de una película asiática.