Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

FÚTBOL

A Barça y Chelsea ¬les crecen los enanos¬ en la Liga de Campeones

Por Alejandro G. NietoTiempo de lectura3 min
Deportes21-02-2007

Desde que se disputara la primera fase de la Liga de Campeones, la evolución de las ligas europeas y la ida de los octavos de final han cambiado por completo el catálogo de favoritos al título. El Barcelona y el Chelsea se han mostrado vulnerables y, en su lugar, han ascendido Manchester United, Valencia, Inter de Milán y Liverpool. Además, otros gigantes dormidos, como Real Madrid, Arsenal, Bayern de Munich o Milán, permanecen al acecho.

Los de Fabio Capello, inmersos en una profunda crisis de identidad, salvaron los muebles contra un Bayern de Munich en una situación similar o peor. Ninguno de los dos brilló en la fase previa, y ninguno cuenta en las apuestas para lograr el título. Sin embargo, los blancos han demostrado que la garra y la determinación pueden bastarles para doblegar a un grande de Europa. El Bayern, en tanto, atesora calidad de sobra para aspirar a todo, aunque el bajo estado de forma de sus estrellas no parece poder solucionarse de la noche a la mañana. Ambos, en todo caso, tienen mucho que mejorar si desean llegar lejos en la competición. El vigente campeón, el Barcelona, dista mucho del equipo que maravilló la pasada temporada. Así lo demostró en la primera fase y contra el Liverpool. La motivación, la inspiración y la unión no son las mismas. No obstante, la calidad individual de sus jugadores y la exhibición que dio la temporada pasada le sitúan entre los favoritos, pese a perder en casa contra el Liverpool. Los de Rafa Benítez, un conjunto muy rudo y bien trabajado tácticamente, tienen una oportunidad de oro para reivindicarse e intentar una hazaña como la de hace dos años, cuando ganaron la Liga de Campeones contra todo pronóstico. El Valencia ha ganado entereza conforme ha avanzado la temporada. No sólo en Europa, donde ya se lució en la primera fase, sino también en la Liga. Su solidez defensiva, la eficacia en el remate y su capacidad física despiertan el temor de todos sus rivales y le convierte en un serio candidato a las mieles europeas. No se queda atrás el Inter, pese a su mal arranque de temporada. Los rossoneros son un equipo correoso que resulta letal cuando llega al área contraria. Nadie les tose en Italia, pero la baja calidad de los rivales a los que se enfrenta allí, puede ser un handicap al tener que enfrentarse, en Europa, con rivales de mayor entidad. A los clubes ingleses, claros aspirantes al título, les ha surgido un duro escollo en el camino, en los octavos de final. Al Arsenal, hundido en la Premier League pero con una plantilla equilibrada que practica un fútbol vistoso, el PSV le ha situado al borde de la eliminación. Los holandeses, de la mano de Ronald Koeman, mantienen su progresión en Europa, aunque posee numerosas carencias. El Lille, sin ningún jugador de renombre, también se ha destapado como un difícil rival para el Manchester. Pese a ello, los ingleses, que practican un fútbol directo y tienen a sus estrellas en estado de gracia, tienen asequible el pase a la siguiente ronda y quieren conquistar el doblete: liga y Liga de Campeones. El Chelsea tampoco ha conseguido domar a un modesto Oporto, que le tiene muchas ganas. El plantel de estrellas que dirige José Mourinho se convirtió en el gran favorito tras imponerse al Barça en la primera fase. No obstante, aunque tiene a los mejores jugadores, no acaba de conjuntarlos. Los lusos, pese a dominar su liga con facilidad, se darían con un canto en los dientes de eliminar a los ingleses, pues bastante sufrieron ya para meterse en octavos. El Roma y el Milán, dos clásicos del Viejo Continente, atraviesan una época de incertidumbre. Los romanos no han sido capaces de reivindicarse en un campeonato local descafeinado por el Caso Moggi y en Europa caminan con pies de plomo. Su rival, el Olympique de Lyon, pasa por una pequeña crisis de juego, pero en la liguilla ya avisó de su potencial. El Milán, desahuciado por el escándalo veraniego, se va recuperando poco a poco, pero todavía nota el lastre, como demostró ante un limitado Celtic de Glasgow. Quizá demasiado para superar cuatro eliminatorias y alzarse con un título que parece reservado para el póker de elegidos.