Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

SALUD

Las medidas contra los trastornos alimenticios llegan a las tiendas

Por Leticia PradoTiempo de lectura1 min
Sociedad26-01-2007

El Ministerio de Sanidad y Consumo ha firmado un acuerdo con los diseñadores y los fabricantes de ropa que más peso tienen en nuestro país para igualar las tallas en todas las tiendas. Pretenden transmitir una imagen saludable y evitar que los casos de anorexia sigan aumentando. No sólo se homogeneizarán los patronajes, las maniquíes tendrán que engordar para poder lucir una 38 en los escaparates.

Los consumidores encuentran problemas a la hora de acertar con su talla. Las responsables son las diferencias de patronajes que se pueden encontrar entre las diferentes tiendas de ropa. Además los cánones de belleza que promueve el mundo de la moda son inalcanzables para la mayor parte de la población. La imagen de extrema delgadez que reina en las pasarelas no se corresponde con las medidas de las españolas. Por todo ello, Elena Salgado, ministra de Sanidad, ha firmado un acuerdo con la industria textil para poner fin a la disparidad de tallas. Así se evitarán los equívocos que provoca la enorme dispersión de tallas y medidas. El plan de autorregulación también contempla otras medidas para que la moda se adapte a la realidad social. La talla 46 dejará de ser considerada como especial y los maniquíes no podrán llevar menos de una 38. El acuerdo puede llegar a causar confusión entre los consumidores, pero los fabricantes se han comprometido a dar una información detallada. Realizarán un estudio en mujeres españolas de entre 12 y 70 años. El proceso de medición se hará mediante cabinas dotadas con equipos de captura de imagen en tres dimensiones. A principios de febrero se iniciará la fase piloto en Madrid, Cuenca y Valencia. Todo esto supone otro paso adelante en la lucha contra los trastornos alimenticios. Los que han firmado el acuerdo están satisfechos y declaran que no afectará ni a la competitividad entre los comercios ni a la creatividad.