Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

TENIS

Bélgica y República Checa regresan con la élite mundial

Por Guillermo BenavidesTiempo de lectura1 min
Deportes03-12-2006

Termina el año y, con él, llega a su fin también la Copa Davis. Cuando esto sucede, se suelen hablar únicamente de uno o dos países. España, como componente nacionalista, y el ganador del preciado trofeo, este año Rusia. Pero hay más combinados participantes, que se juegan, para ellos, situaciones tan importantes como una final, la permanencia en la categoría mundial.

Todas las selecciones que perdieron su primer partido de Copa Davis, se vieron obligadas a enfrentarse a conjuntos del grupo continental para asegurar la plaza en la élite. Al final, ocho choques en los cuales seis salieron victoriosos los “grandes”. Pero en dos, los modestos se salieron con la suya, y se impusieron a sus respectivos contrincantes. Estos países fueron Bélgica y República Checa. Los belgas ganaron en una emocionante disputa ante los finalistas del año anterior, los eslovacos (2-3). Después de pasar tres años en la zona europea, los recién ascendidos vuelven a la categoría reina de la mano de Olivier Rochus, Kristof Vliegen y Dick Norman. Por su parte, los checos no tuvieron mayor dificultad en imponerse a los holandeses (1-4). Después de pasar un año en el “infierno”, los del este de Europa volverán a codearse con las mayores potencias del panorama tenístico. De los demás duelos por una plaza en el Grupo Mundial, destacó la victoria de España ante Italia (4-1), en la que Rafael Nadal ganó sus tres partidos, incluido el doble con Fernando Verdasco. El equipo nacional volvió a salvar in extremis una Davis para olvidar. Suiza también sigue en la categoría después de despachar a Serbia y Montenegro -último partido de este país como tal- por 4-1, en un eliminatoria en la que Roger Federer siguió enmarcando una temporada para no olvidar. En las demás eliminatorias, ninguno de los modestos logró el ansiado ascenso: Méjico sucumbió ante Austria (5-0), Tailandia contra Alemania (4-1), Corea del Sur frente a Rumania (4-1) y Brasil en Suecia (3-1).