Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

RELACIONES EXTERIORES

España se opone al plan de EE.UU. de mandar más tropas a Afganistán

Por Elena GómezTiempo de lectura2 min
España30-12-2006

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero mantuvo una breve conversación con el líder de EE.UU., George Bush y aseguró que la relación entre ambos “es correcta”, nos obstante, España volvió a oponerse a los planes militares de Washington y no enviará más tropas a Afganistán.

Fue durante la última cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN celebrada en Riga (Letonia) donde la situación en el país asiático centró la mayoría de las conversaciones. EE.UU. propuso un aumento de tropas para reforzar las labores de paz de aquel país tras la invasión norteamericana en 2001, pero varios estados, entre ellos España, se opusieron a esta propuesta. De este modo, el Gobierno socialista apuesta por mantener los criterios y parámetros de las tropas españolas encuadradas en la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad en Afganistán (ISAF) y mantendrá sus tropas en el oeste del país con las mismas restricciones en caso de tener que solventar situaciones de emergencia en otro lugar. "Nuestra posición, criterios y parámetros en Afganistán son los mismos hoy y antes de ayer. Vamos a actuar exclusivamente en la zona que tenemos asignada y con las restricciones que son conocidas”. Aseguró Zapatero, quien se refirió al tema central de la reunión asegurando que “puede ser que algunos países vayan a aumentar el número de soldados en Afganistán, pero no es el caso de España, o que modifiquen sus restricciones, pero no es el caso de España". Pese a todo, el líder del Ejecutivo no aclaró si EE.UU. había realizado una petición formal al respecto y se limito a decir que no se había producido "ninguna apelación directa a ninguna situación concreta en Afganistán". En la misma línea se manifestó el ministro de Defensa, José Antonio Alonso, quien afirmó que "nadie" solicitó a España un aumento de las tropas al tiempo que aseguró que en la reunión de aliados no hubo discrepancias y sí "un gran acuerdo" sobre la Plena Capacidad Operativa de la Fuerza de Reacción Rápida y su futura financiación conjunta. Por su parte, esta última cumbre internacional finalizó con un tímido apoyo a la Alianza de Civilizaciones impulsada por el presidente Zapatero. La OTAN la incluyó en una de sus conclusiones asegurando que "se trata de buscar una alianza, ya que estamos en el seno de una alianza militar, de otra naturaleza que contribuya al esfuerzo de la paz y de la seguridad. Esa Alianza de Civilizaciones tiene una dimensión civil, una dimensión cultural, una dimensión cívica entre pueblos, diferentes historias, diferentes culturas. Creo que sería muy importante que ese proyecto tuviera el máximo respaldo de países porque es un proyecto para todos, abierto, constructivo y en el que España tiene un fuerte compromiso". El punto negativo para el Gobierno español fue el encontronazo protagonizado con Israel a raíz de unas declaraciones del ministro e Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, en las que relacionó el reciente alto el fuego decretado en Gaza por Israel con la Alianza de Civilizaciones. Una interpretación que desde el estado hebreo calificaron como una “broma pesada”.