Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

ORIENTE PRÓXIMO

Olmert aprovecha la tregua para ofrecer una ¬nueva vía¬ a los palestinos

Por Salvador Martínez MasTiempo de lectura3 min
Internacional03-12-2006

El primer periódico palestino en inglés, el Palestine Times se publicó el lunes pasado. “Por primera vez, vamos a tener un diario palestino en inglés en el que podamos dar cuenta de los eventos que ocurren aquí”, declaraba Khalil Shaheen director del diario en árabe Al Ayyam.

La primera gran noticia que se pudo leer en la portada de la nueva publicación palestina fue la que daba a conocer la sorpresiva tregua en la Franja de Gaza que acordaron el último fin de semana de noviembre el primer ministro israelí, Ehud Olmert, y el presidente palestino, Mahmud Abbas. Según el primero, el Estado de “Israel es lo suficientemente fuerte para limitarse en su lucha contra el terrorismo y dar una oportunidad a un alto el fuego”. En un claro gesto de apoyo al fin de las hostilidades, Abbas desplegó las Fuerzas de Seguridad de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) en la frontera de la Franja de Gaza con Israel para asegurar que no se reproduzcan ataques contra el Estado israelí y contrarrestar así las voces de los escépticos. El alto al fuego pone fin al asedio al que sometió el Ejército de Israel a la franja de territorio palestino desde que, a finales del pasado mes de junio, un comando palestino atacara un puesto militar israelí y secuestrara al soldado Gilad Shalit. Los reporteros y documentalistas afincados en Jerusalén Jerrod Kessel y Pierre Klochnendler se mostraban optimistas al afirmar que si bien este alto el fuego “no es una oportunidad dorada para la paz, es una ocasión de plata para cumplimentar las condiciones de la solución al conflicto prevista por George W. Bush, dos Estados, uno al lado del otro, no en paz pero tampoco en guerra”. Sin embargo, la tregua está bajo la amenaza de los grupos radicales palestinos que, aunque comprometidos con el acuerdo que han encontrado Abbas y Olmert, dudan de las intenciones “antiterroristas” de Israel. Los mejores ejemplos de esos grupos son Yihad Islámica y las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa. El último día de la semana pasada ambos grupos aseguraron que la tregua “se voló con el viento”. Esta es su particular respuesta al ministro de Defensa israelí, Amir Peretz, quien mantiene que las operaciones contra militantes palestinos en Cisjordania continuarán. Esta posición se opone a la ampliación del cese de las hostilidades al resto de los territorios palestinos en favor de la cual se mostró en su visita al presidente palestino del pasado jueves la secretaria de Estado de EE.UU., Condoleezza Rice. En dicha cita, Abbas mantuvo que el diálogo por la organización de un gobierno palestino de unidad nacional entre su partido, Al Fatah, y el partido gubernamental, Hamas, están “en punto muerto”. La importancia de este hecho reside en que un gobierno de unidad nacional que “renuncie a la violencia”, “reconozca el derecho (de Israel) a vivir en paz”, y “renuncie al derecho de retorno los palestinos refugiados” son las tres condiciones que, más la liberación del soldado hecho prisionero, constituyen los requisitos que Olmert ha puesto a los palestinos para alcanzar una “paz real”. El gesto de Olmert pretende reavivar las negociaciones con los palestinos, pero no es evidente que vaya a tener éxito. Entre otras cosas porque “los palestinos no pueden abandonar la cuestión del derecho al retorno de los refugiados”. Es “una cuestión que forma parte de nuestra causa y que ha sido validada por la ONU”, según el portavoz del Gobierno palestino, Ghazi Ahmad.