Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

ENERGÍA

El precio de la luz subirá en 2007 por encima del IPC

Por Mayra AmbrosioTiempo de lectura2 min
Economía03-12-2006

No era un secreto. El Ministerio de Industria y Consumo ya había avisado de que el precio de la luz subiría en 2007. La sorpresa radica en que al final lo hará por encima del Índice de Precios al Consumo (IPC) para la mayor parte de los consumidores domésticos. En concreto, el ascenso será de un seis por ciento.

Los tiempos de la energía barata tocan a su fin. La nueva tarifa eléctrica, que elabora el Ministerio y que entrará en vigor el próximo 1 de enero, pretende acabar con el déficit de tarifa, diferencia entre los costes de la energía y los ingresos. Para ello, el Gobierno está elaborando un decreto sobre la nueva metodología de tarifa. Una de las principales novedades es que el Ministerio estratificará perfiles de consumidores, que podrán acogerse a la tarifa doméstica, hasta los 15 kilowatios, y que pagarán un tipo de tarifa en función de la capacidad de suministro contratada y no de los recursos disponibles. Para aquellos consumidores que tengan en sus hogares una capacidad de hasta 775 watios, la nueva tarifa de la luz sólo subirá en función del IPC, pero a partir de este nivel, y hasta los 15 kw, el incremento será por encima del IPC y sus usuarios serán diferenciados y clasificados por el Departamento de Industria. En el decreto se recogen otras cuatro medidas de gran importancia. En primer lugar, el ejecutivo sufragará la diferencia entre el precio del recibo y los costes mediante la creación de un nuevo déficit a priori, con lo que pretende poner fin a la enorme deuda que se acumula con el tiempo. Hasta ahora, el déficit en el que incurren las empresas eléctricas se reconoce a posteriori. La segunda medida es la puesta en marcha, regulada por la Comisión Nacional de la Energía (CNE), de subastas de energía para los distribuidores. De esta forma se pretende que las empresas generadoras compitan en precios. La tercera consiste en un plan de renovación de contadores. Serán eléctricos, discriminarán el consumo y fijarán los precios en función de las franjas horarias. Por último, el Ministerio de Industria ha remitido un borrador que revisa las primas a la generación de energías renovables, con el fin de potenciar aquéllas que todavía no están lo suficientemente desarrolladas, como la termoeléctrica, además de establecer una horquilla de los incentivos a la generación de energía eólica para evitar que los operadores se aprovechen de una sobreprima. Para algunos, como el consejero delegado de Endesa y presidente del Club Español de la Energía, Rafael Miranda, esta nueva política de tarifa eléctrica no conseguirá que los precios reflejen la realidad de los costes. Endesa aboga por un incremento progresivo, de hasta un 30 por ciento, en la factura de la luz, argumentando que las tarifas españolas están muy por debajo de la media europea.