Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

RELIGIÓN

Cristianos, judíos y musulmanes confluyen en Oriente Medio

Por Leticia PradoTiempo de lectura1 min
Sociedad01-12-2006

Muchas son las religiones que conviven en Oriente Medio. Pero, de todas ellas, las más importantes son sólo tres, pues son las que congregan a un gran número de fieles. Cristianismo, judaísmo e Islam son denominadas como las religiones abrahámicas o de la gente del libro. A pesar de tener puntos en común sus conflictos han sido constantes a lo largo de la historia.

El Islam es el que predomina en la mayoría de los países de esta zona del mundo. Su libro, el Corán, enseña que deben respetarse otras religiones y luchar contra los no creyentes. Aunque algunos musulmanes han tolerado a los judíos y a los cristianos, otros alegan que han abandonado el monoteísmo y corrompido las sagradas escrituras. Ciertos países islamitas son relativamente tolerantes con las otras religiones abrahámicas, aunque aún perviven lugares en donde no se permite el ejercicio de ningún otro culto que no sea el Islam. El cristianismo es la segunda creencia más numerosa. A pesar de ello, casi un millón de cristianos han abandonado los países de la zona en las últimas décadas para escapar de las persecuciones religiosas. Musulmanes y cristianos han experimentado a menudo controversias y conflictos, desencadenados muchas veces por el rechazo al Corán por parte del cristianismo. Su relación con los judíos siempre ha sido tensa, pues en el pasado se enseñaba que los judíos mataron a Cristo. Pero cada vez está más presente una posible reconciliación judío-cristiana, porque el trato ha mejorado notablemente. El judaísmo es la religión más antigua y pequeña de las tres. Los judíos han tendido a asociar el cristianismo con matanzas, pues han sido víctimas de persecuciones y masacres. El judaísmo se diferencia de las otras dos creencias abrahámicas en que, en un mismo concepto, convergen la religión judía, la idea de nación y la de cultura, muy diferente entre sí, pero inseparables para entender el judaísmo.