Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

BALONCESTO

Este: Miami, referente para Chicago y Detroit

Por Roberto J. MadrigalTiempo de lectura5 min
Deportes01-11-2006

El duelo entre Chicago y Detroit, del que se prevé salga el aspirante a derrocar al vigente campeón, se antoja uno de los grandes atractivos de la liga. Sin grandes favoritos, equipos como Orlando, Washington, Boston, Philadelphia y New York aspiran a volver a los playoff.

División Noreste New Jersey es el vigente campeón, con una tripleta ofensiva de órdago: Jason Kidd, Vince Carter y Richard Jefferson. Sin embargo, pierden enteros en las posiciones interiores, un vacío que debe cubrir Nenad Krstic -aún lejos del nivel de los mejores centers- y en el ataque estático. El alero Jason Collins debe aportar fuerza para rebotear y corer, y el base debutante Marcus Williams puede tener minutos de calidad. Boston, mientras, aspira a reencontrarse con su historia de la mano de Paul Pierce, cuya media naranja se espera que sea Wally Szczerbiak, azuzado por la competencia de los jóvenes Gerald Green y Tony Allen. Con un director prometedor, Sebastian Telfair, la falta de talento en la pintura es el gran defecto de los Celtics: más allá de Theo Ratliff, buen defensor, Michael Olowokandi y Al Jefferson presentan un perfil muy físico, pero poco talentoso. Philadelphia opta por la continuidad, pero hay dudas más allá de Allen Iverson. Chris Webber acusó problemas físicos, en tanto que los aleros -Kyle Korver, Andre Iguodala- decepcionaron. También Samuel Dalembert, llamado a mejorar la intimidación y el rebote, aunque flojo lejos del aro, un aspecto que no ha mejorado demasiado Steven Hunter. Los Knicks continúan con el problema de (casi) siempre: tienen talento pero descompensado, con un discutido Isiah Thomas en el banquillo. Figuras como Steve Francis, Jamal Crawford, Quentin Richardson y Jalen Rose no han conseguido jugar como bloque. Aun así, conviene tener en cuenta la progresión de Channing Frye, un pívot que dejó en evidencia a Eddy Curry y Jerome James. También puede haber conflicto en la dirección: Stephon Marbury puede perder relevancia en favor de Nate Robinson. En resumen, una incógnita. En este contexto, Toronto puede tener grandes opciones. División Central Chicago y Detroit prometen una gran rivalidad. Los Bulls se han hecho con Ben Wallace y P.J. Brown para apuntalar aún más si cabe el juego interior, un tanto cojo con el débil Tyson Chandler y el joven Tyrus Thomas. El perímetro, compensado con Ben Gordon, Luol Deng y Andrés Nocioni, y la dirección de un solvente Kirk Hinrich prometen mucho. En cambio, Flip Saunders ha dotado de mayor alegría al ataque de los Pistons. Sin Wallace ni Darko Milicic -Joe Dumars no tuvo más paciencia-, Nazr Mohammed llega como pívot duro y defensivo, con el veterano Antonio McDyess como complemento para sumar puntos. En el perímetro deben aportar Flip Murray y Carlos Delfino, pero el equipo sigue con Chauncey Billups, Tayshaun Prince y Rasheed Wallace como columna vertebral. LeBron James quiere más en Cleveland: un anillo. Sin embargo, al alero le faltan complementos: una posición de base floja con Eric Snow y Damon Jones; un juego interior apenas aceptable, con Zydrunas Ilgauskas, Drew Gooden y Anderson Varejão, al que llega como suplente Scott Pollard, y un perímetro reforzado con el escolta David Wesley. Milwaukee, con la marcha de T.J. Ford y la llegada de Charlie Villanueva, apuesta por complementar el potencial de Andrew Bogut en la pintura. Así, Maurice Williams, Lynn Greer y Steve Blake deben ganarse la titularidad como bases. El perímetro queda en manos del fiable Michael Redd, complementado por el ex ACB Charlie Bell, el irregular Bobby Simmons y el poderoso Ruben Patterson. Por último, Indiana, sin Pedja Stojakovic, presenta muchas dudas. Los escándalos de Stephen Jackson -el teórico líder del perímetro- dejaron en segundo plano la llegada de Maceo Baston y sobe todo de Al Harrington, un cuatro poderoso que añadir a Jermaine O'Neal. Como bases, Jamaal Tinsley y Sarunas Jasikevicius deberían tener minutos, mientras que el peso del juego exterior recaerá en Danny Granger y Marquis Daniels. División Sureste Miami aspira a repetir éxitos con multiusos Dwyane Wade y un Shaquille O'Neal poderoso, pero menos determinante. La plantilla puede acusar el paso de los años, por lo que el papel de los suplentes Jason Williams -más sobrio en la dirección y por encima de Gary Payton-, James Posey y Antoine Walker -sin una rotación fiable en el perímetro- se antoja crucial. Así, los minutos que tengan Alonzo Mourning y Udonis Haslem serán importantes para Pat Riley. Orlando, de la mano de Dwight Howard, parece haber encontrado el camino. Junto a él destacan Jameer Nelson, que tomó los galones en la dirección -ayudado por J.J. Redick como escolta-, y un Milicic con menos presión que en Detroit para explotar su capacidad técnica. Relegado a un papel marginal queda la otrora figura Grant Hill. Washington presenta un equipo solvente, pero con dudas sobre su margen para mejorar. El papel de Gilbert Arenas, Antawn Jamison y Caron Butler parece haber tocado techo, pues el trío asume también parte del juego interior, falto de consistencia con Brendan Haywood y Ethan Thomas. En ese puesto se aventura futuro para Darius Songaila. Tras su proceso de construcción, Charlotte aspira a crecer en la liga. El poderoso Emeka Okafor, limitado por las lesiones, y el rookie Adam Morrison, buen anotador, están llamados a ser los líderes del equipo, junto con un alero ágil en el contragolpe como Gerald Wallace y un Walter Hermann más dado a buscar el camino al aro. Bajo tableros destaca el potencial físico de Primoz Brezec y Sean May, ayudados por el veterano Othella Harrington. Atlanta, en cambio, sigue buscando su sitio. La llegada de Joe Johnson -con un suculento contrato- mejora la posición de base y escolta, pero es insuficiente por sí sola, dado el pobre nivel de Tyronn Lue y Speedy Claxton. Josh Smith, con un gran juego individual, debe mejorar el tiro para confirmarse como alero, al igual que Shelden Williams y Josh Childress. En la pintura, la incorporación de Lorenzen Wright para acompañar a Zaza Pachulia supone un paso atrás.