Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

TELEVISIÓN

Una asociación pide la retirada de ¬Libertad Vigilada¬

Por Silvia Álvarez-BuyllaTiempo de lectura2 min
Comunicación23-07-2006

Libertad vigilada es para muchos un formato inventando en el que ni los padres ni los hijos son reales y en el que todos saben las reglas del juego. Así lo perciben algunos de los telespectadores de esta emisión. Además, la Asociación de Telespectadores de Cataluña (TAC) ha pedido su retirada porque el contenido incumple la legislación audiovisual vigente.

Las televisiones no saben qué hacer para conseguir audiencia. Para ello, se lanzan a la búsqueda de nuevas temáticas para un formato que parece que gusta: los reality shows. En verano, las cadenas intentan captar a un público juvenil y Antena 3 ha buscado un formato que se acerca al gusto de los jóvenes. Libertad vigilada muestra como 14 chicos y chicas de entre 18 y 24 años que continúan viviendo con sus familias, conviven durante 18 días en un hotel de Fuerteventura. En principio, ellos no saben que son observados por sus padres y juzgados por ellos. Este formato se realizó para emitirse por la noche, pero debido a su éxito de audiencia, la cadena optó por aumentar su presencia en la parrilla y programó resúmenes diarios en la franja de sobremesa. A partir de ahí, el número de quejas fueron aumentando. Unos porque no se creen que padres e hijos sean reales y otros porque critican el contenido de cada emisión y la “invasión” de una franja infantil. A pesar de esto, los resúmenes se emiten a las 16.00 horas, momento que, pese a estar integrado en ese horario protegido (de seis de la mañana a las diez de la noche), se escapa por una hora de la banda de protección reforzada. La TAC ha pedido la eliminación del espacio que “desposee a las personas de sus derechos y dignidad”. Asimismo, denuncia que Libertad vigilada incumple tanto la legislación vigente como el propio Código de Autorregulación de Contenidos Televisivos e Infancia suscrito entre diversas cadenas. El colectivo denuncia también las conductas agresivas, sexo explícito y denigración a la persona y apunta que los jóvenes “aparecen, en muchas ocasiones, bebidos, desnudos y se insultan entre ellos”. Además, afirma que “esta clase de comportamientos pueden influir muy negativamente en otros jóvenes que miren el espacio, así como en los mismos concursantes”.