Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

ALEMANIA 2006

Los históricos se conjuran para derrocar a Brasil

Por Luis A. CrespoTiempo de lectura3 min
Deportes09-06-2006

Brasil parte con todas las papeletas para volver a revalidar su cetro mundial y así establecer un nuevo récord, con seis victorias totales. Eternos candidatos como Alemania, Argentina, Francia, Inglaterra e Italia lucharán por arrebatarles esa anticipada vitola de campeón. Otros, como España, República Checa o Portugal, esperan alcanzar al fin un buen resultado que confirme su potencial.

Con Ronaldinho a la cabeza, los brasileños pondrán la magia en el Mundial. En un equipo de lujo, el único punto negro puede estar en la defensa, desguarnecida con las subidas de los laterales. Analizando línea por línea, los jugadores sudamericanos tienen el mejor plantel. Su jogo bonito competirá con el juego serio y recio de las selecciones europeas, como Alemania, Inglaterra o Italia. Los anfitriones tienen el apoyo del público y la seguridad de tener unos jugadores comprometidos. La teutona, encuadra en uno de los grupos más asequibles, es una selección muy física en la que, a pesar de todo, hay hueco para la calidad, con Michael Ballack y Bastian Schweinsteiger. Los rocosos futbolistas germanos encuentran su reflejo en la corpulencia y contundencia de los jugadores ingleses. Una defensa tremendamente dura y bien plantada es el referente de los británicos. Con Frank Lampard como cerebro y con Wayne Rooney como matador del área, los británicos tendrán un buen test en el partido de liguilla contra Suecia. Los italianos cuentan con la sólida defensa formada por Alessandro Nesta y Fabio Cannavaro, a los que da más seguridad uno de los mejores porteros del mundo, Gianluigi Buffon. Con su máxima estrella, Franzesco Totti, renqueante por una lesión, los italianos tendrán un duro rival de grupo en la República Checa. La otra gran favorita es la Argentina de José Pekerman. Lo mejor del fútbol sudamericano unido con la experiencia europea, adquirida por la mayoría de los seleccionados, hacen de los argentinos uno de los equipos más completos. A la garra y el esfuerzo característicos de la selección blanquiazul se les unirá la genialidad de Lionel Messi y Juan Román Riquelme, para superar el temido grupo de la muerte. En un segundo grupo de favoritos quedan selecciones como Francia, Holanda o España. Los franceses querrán despedir a su gran figura de los últimos años, Zinedine Zidane, con una buena clasificación, empezando por demostrar su autoridad en un grupo bastante accesible. Para ello, tendrán a Tierry Henry como su figura más desequilibrante y a Claude Makelélé y Patrick Vieira en la labor de contención. Marco Van Basten quiere que la Naranja Mecánica vuelva a funcionar ahora con él como seleccionador. El extremo Arjen Robben destaca en una joven selección holandesa y en este Mundial tiene que demostrar lo que ya dejó entrever en la pasada Eurocopa. Ruud Van Nistelroy y Philip Cocu deberán dar la experiencia necesaria. La última de las elegidas, por su juego, es la selección española. Después de las constantes desilusiones sufridas en anteriores ediciones, los 23 seleccionados por Luis Aragonés parten con opciones la calidad suficiente para poder alcanzar cotas más altas. Su grupo no es de los más complicados y esto les puede servir para prepararse concienzudamente para la segunda ronda. En menor medida las selecciones como Corea del Sur, México y Portugal tienen opciones de llegar muy lejos, sobre todo estos últimos. Luis Felipe Scolari ha seleccionado un plantel muy competitivo y con unos jugadores de relevancia europea, que medirán sus fuerzas con los mexicanos por un mejor cruce de octavos. El exotismo y el despliegue físico de Costa de Marfil pueden hacerles llegar lejos. Una empresa complicada, pues ha quedado encuadrada en el grupo maldito, junto con Argentina, Holanda y Serbia y Montenegro. Los marfileños pretenden actuar de puente para que el fútbol africano de el salto de calidad que le sitúe en condiciones de rivalizar con europeos y sudamericanos.