Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

IRAQ

Muere Al Zarqaui en una incursión de la aviación estadounidense

Fotografía
Por Berta PardalTiempo de lectura1 min
Internacional11-06-2006

La muerte del líder regional de Al Qaeda en Iraq, Abu Musab Al Zarqaui, se producía el pasado miércoles en un ataque aéreo lanzado por dos aviones estadounidenses. Al Zarqaui murió después de que dos de F-16 lanzara dos bombas de 220 kilogramos durante un ataque de la fuerza aérea de Estados Unidos en la ciudad de Hibhib, al norte de Bagdad.

Según confirmaban el pasado fin de semana desde la Casa Blanca, el líder jordano fue traicionado por sus propios colaboradores y, según se notificaba también, Al Zarqaui no murió en el acto sino que primero intentó huir sin éxito. Desde Washington aseguran que Zarqaui había sido enviado a Bagdad por Al Qaeda justo antes de la invasión de Estados Unidos en 2003. Pero la mayoría de los expertos en terrorismo consideran que era un operador independiente y rival de Bin Laden. Lo cierto es que Zarqaui era el más sanguinario de los extranjeros que se dirigieron a Iraq a combatir la invasión y un gran promotor de atentados suicidas. Las consecuencias de su muerte en la realidad social y política mundial son múltiples y las reacciones van desde optimistas por un posible cambio hacia la unidad y estabilidad hasta desalentadoras. Por un lado la desaparición de la cabeza del grupo terrorista es una posibilidad de mutación en el escenario social de la nación árabe además de que podría ayudar a limpiar la deteriorada imagen pública del presidente norteamericano, Para otros muchos la muerte de Al Zarqaui no tiene porqué traducirse en un descenso de la violencia en el país árabe, ni tampoco porqué acelerar el retiro de las tropas norteamericanas. El pueblo iraquí recibió la noticia de la muerte de Al Zarqaui con cierta ambigüedad. Aunque la mayoría exterioriza su alivio al saber que el responsable de algunas de las peores atrocidades cometidas en su país había fallecido, los iraquíes temen la venganza en forma de más ataques y violencia.