Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

IRÁN

Irán recibe una nueva propuesta internacional para paliar la crisis nuclear

Por Claire AmbrósTiempo de lectura2 min
Internacional11-06-2006

Javier Solana viajó la semana pasada a Irán en representación de los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU y la UE. Allí expuso una oferta para sofocar la crisis del enriquecimiento de uranio en suelo iraní asentada en “una nueva relación de confianza y respeto” para posibles negociaciones. Solana propuso además un plan de incentivos respaldado por amenazas de castigo si no se cumple la suspensión del programa nuclear.

La reunión de Viena fue impulsada por un discurso al día anterior de la secretaria de Estado de EE.UU., Condoleezza Rice, donde dijo que el país americano quiere incorporarse a las negociaciones multilaterales entre la ONU, la UE y Teherán. La oferta de EE.UU. se hará factible sólo si Irán deja de producir armas nucleares. Ante tales hechos, el ministro iraní de Asuntos Exteriores y miembro del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), Manuchechr Mottaki, hizo las primeras declaraciones acerca de la propuesta y dijo que EE.UU. tendrá que “cambiar de actitud si desea nuevas relaciones” pero que el país esta dispuesto a negociar. Estas palabras fueron apoyadas por el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, que añadió que nunca renunciara a sus derechos de enriquecer uranio. Javier Solana calificó la reunión del martes 6 de junio con el secretario del Consejo Nacional Supremo de Seguridad iraní, Ali Lariyani, de “más bien optimista que pesimista” y que las conversaciones “útiles y constructivas” se desarrollaron en un ambiente positivo aunque reconoció que existían “ciertas ambigüedades que aclarar”. Para las autoridades iraníes este encuentro formaliza “un marco de cooperación” y la garantía de que después de una revisión detallada del texto internacional, habrá una nueva ronda de contactos para llegar a “una solución equilibrada y lógica”. Por su parte, Ahmadineyad dejó claro que su país tomará decisiones para el interés de su pueblo y que no tiene ninguna intención de negociar sobre su derecho al uso pacifico de la energía nuclear. De momento, Irán sigue con su programa de enriquecimiento nuclear y la OIEA considera que la exigencia en cumplir la paralización de dicho programa no se efectúa. Esta nueva fase en contra de lo pedido por la Comunidad Internacional pone en riesgo las posibles negociaciones con EE.UU.. Estas supondrían un giro importante en las relaciones entre los EE.UU. e Irán visto que son inexistentes desde la Revolución Islamista de 1979. Se desconoce el contenido de la propuesta y Solana se reserva los detalles del posible acuerdo. Sin embargo, se han producido filtraciones de algunos de sus contenidos. La más importante de todas es la flexibilización del embargo de EE.UU. en vigor desde 1979. Ello significaría que Irán podría recibir repuestos para sus aviones Boeing, que se levantarían las restricciones para el uso de tecnología agrícola y que se suministrarían reactores nucleares de agua ligera y combustible enriquecido.