Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

MEDIO AMBIENTE

Más dinero para prevenir la sequía y los incendios en España

Por Elena R. BlázquezTiempo de lectura2 min
Sociedad11-06-2006

Con la proximidad del verano saltan las alarmas ante los problemas más graves derivados de los meses estivales: incendios y sequía. El Gobierno español ha aprobado el Plan Verano, que contempla, entre otros, el aumento de medios aéreos y terrestres para combatir el fuego y la realización de obras de urgencia para luchar contra la sequía.

La reserva hidráulica en España está en el 56, 5 por ciento de su capacidad, casi 470 hectómetros cúbicos menos que la semana pasada, a pesar de que las últimas precipitaciones se han notado en la vertiente mediterránea, especialmente en Castellón que recogió 42 litros por metro cuadrado. Ante esta situación la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha hecho un llamamiento a los españoles para que no derrochen y hagan un uso racional del agua. El Consejo de Ministros ha decidido realizar una campaña de sensibilización, educación y persuasión a la población sobre el uso responsable del agua, durante los meses de julio y agosto. También se ha aprobado un presupuesto de 48 millones de euros para realizar diversas obras que palien la sequía en las comunidades de Castilla-la Mancha, Andalucía y la ciudad de Ceuta. Por su parte, las Confederaciones Hidrográficas han puesto en marcha sus protocolos de prevención y gestión de la sequía. Asimismo, el Ministerio de Medio Ambiente ha incrementado su apoyo a las comunidades autónomas en las labores de extinción de incendios. Nueve brigadas de refuerzo de incendios forestales (BRIF) y 250 aeronaves que transportarán al personal altamente especializado de las unidades helitransportadas, quienes aumentarán su periodo de acción a cuatro meses durante el verano. Estas medidas complementan los 70 millones de euros en ayudas económicas destinadas a las Comunidades Autónomas, que este año han declarado la mayor parte de sus territorios como Zona de Alto Riesgo. Destacan Murcia y Valencia, con más del 99 por ciento. Las soluciones de la Administración llegan cuando aún muchas de las comunidades no han aprobado sus planes de prevención de incendios y cuando ya han ardido cientos de hectáreas de bosque en Asturias, Ávila y Andalucía. Entre el 1 de enero y el 30 de abril de 2006 se produjeron 3.300 incendios, que suponen un descenso de más de 7.000 con respecto al año anterior en el mismo período.