Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

INVESTIGACIÓN

Los primeros signos de vida, en Australia

Por Beatriz MartínezTiempo de lectura2 min
Sociedad09-06-2006

El origen de la Tierra ha suscitado a lo largo de la historia innumerables debates y ha dado lugar a diferentes teorías. La teoría de la evolución ha encontrado un nuevo apoyo con este descubrimiento en el que unas rocas australianas podrían revelar los primeros indicios de vida en el planeta.

La biodiversidad, es la variabilidad entre los organismos vivientes, terrestres, marinos y acuáticos y los complejos ecológicos de los cuales forman parte, es decir los ecosistemas que estudian las relaciones entre los seres vivos y el ambiente que les rodea. Precisamente con este hallazgo se ha logrado estudiar el ecosistema más antiguo del mundo. Desde que estas formaciones rocosas, conocidas como estromatolitos, se describieron hace casi tres décadas, han persistido las dudas sobre si eran vestigios de vida antigua. Algunos científicos creían que fueron formados por microorganismos que vivieron en la Tierra hace más de 3.000 millones de años. La naturaleza de esos microorganismos es otra cuestión muy relevante para estudiar. Uno de los científicos de la Universidad de Tecnología de Queensland en Australia, aseguró que la investigación aporta evidencias convincentes de que los estromatolitos son verdaderos fósiles formados por algunas de las formas de vida más antiguas de la Tierra. Uno de los puntos más interesantes sobre este trabajo es la descripción que aportan sobre las comunidades microbianas repartidas dentro de su ambiente natural. La Tierra hace 4.600 millones de años necesariamente tuvo que ser un gigantesco reactor en cuyo seno se producían una multitud de conversiones físico-químicas. El proceso de formación de la estructura sólida del planeta debió acompañarse de complejas transformaciones de fases. Hacia el núcleo precipitarían los elementos más pesados y sus combinaciones; un estrato intermedio debió formarse a partir de las sustancias medio pesadas, mientras su superficie se concentraría en los elementos relativamente más ligeros. Una envoltura de gases quedó atrapada como resultado del campo gravitacional de la Tierra. Sin embargo el ambiente propicio para el origen de la vida se produjo cuando la mezcla de sustancias simples inorgánicas, que constituían la atmósfera primitiva del planeta, quedaron expuestas posiblemente a la acción de intensas "sacudidas" energéticas que produjeron el caldo de aminoácidos en mares bajos, unido a esto la vida fue precedida de la formación de proteínas y la síntesis de ácidos nucleicos portadores de la información genética. Según los científicos, toda esta información podría ser muy significativa para encaminar el estudio de la vida en otros planetas.