Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

TENIS

Nalbandián rubrica la hegemonía argentina en Estoril

Por Paco SánchezTiempo de lectura2 min
Deportes07-05-2006

A falta de Rafael Nadal, Estoril deparó una excelente actuación de un renacido Carles Moyà y de Albert Portas. Sin embargo, ambos se quedaron a las puertas de disputar la final en el país vecino. En cambio, en ese mismo torneo destacó la primera final entre dos jugadoras chinas: Jie Zheng y Na Li, lo que confirma el potencial de futuro del gigante asiático. Por ahora, el dominio corresponde a los argentinos, que se han adjudicado cuatro de las ultimas cinco ediciones del torneo portugués.

Con su triunfo, David Nalbandián –primer cabeza de serie– prolongó la racha de victorias suramericanas en Estoril. El cordobés, que repite triunfo tras vencer en el 2002, ve respaldada la preparación para Roland Garros. Vista la exhibición en la arcilla lusa, donde no cedió una sola manga en todo el torneo, argumentos no le faltan. Ni siquiera todo un peso pesado como Nikolay Davydenko –aunque mermado físicamente tras su duelo de semifinales contra Carles Moyà–, consiguió inquietarlo. Nalbandián repitió recital, tras haberse deshecho en la penúltima ronda de Albert Portas, dominó en todo momento la final y se impuso con solvencia: 6-3 y 6-4. Es el primer título de la temporada para el suramericano y el quinto de su carrera. En cuanto a los españoles, al margen de los semifinalistas Moyà y Portas, el mallorquín fue el verdugo en cuartos de final de Guillermo García, al que doblegó por 7-6 (6-4 en el desempate) y 6-4. David Luque y Didac Pérez, en cambio, no superaron la primera ronda. En el abierto de Munich triunfó, a costa de su compatriota Kristof Vliegen, el belga Olivier Rochus, que se impuso por un claro 6-4 y 6-2. Es el segundo torneo ATP que añade su palmarés desde el año 2000, cuando conquistó Palermo. Rochus cortó el camino del único español presente en la cita germana, Rubén Ramírez, a quien eliminó en cuartos de final por 6-2 y 7-6 (8-6 en la muerte súbita). El circuito femenino también hizo escala en Estoril, donde se vivió la primera final china en la historia del circuito WTA. En ella, Jie Zheng ganó a su paisana Na Li, con la que no había perdido en sus tres enfrentamientos previos. Li tuvo que abandonar el partido al término la segunda manga por unos calambres, tras haberse ganado previamente la primera por 7-6 (7-5 en el desempate) y la segunda por 7-5. Es el segundo título en el currículo de Zheng, tras estrenarse el año anterior en el torneo de Hobart. El festival chino continuó en los dobles, donde Ting Li y Sun Tiantian vencieron por un rotundo 6-2 y 6-2 a la argentina Gisela Dulko y la española María Antonia Sánchez Lorenzo. En Varsovia la victoria se la llevó Kim Clijsters, tras doblegar en al final la rusa Svelana Kuznetsova por 7-5 y 6-2. La belga consiguió su primer título de la temporada, en tanto que la valenciana Anabel Medina, única española presente en el cuadro polaco, sucumbió a las primeras de cambio frente a la rusa Elena Likhotseva: 7-5, 4-6 y 6-1.