Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

INFANCIA

Erradicar el trabajo infantil, una meta todavía por alcanzar

Por Beatriz Martínez Tiempo de lectura2 min
Sociedad06-05-2006

Eliminar las peores formas de trabajo infantil, y muy especialmente el de la prostitución, así como ampliar los derechos de la infancia y fomentar la enseñanza en países subdesarrollados es un objetivo primordial que exige el compromiso de los gobiernos, la elaboración de estrategias por parte de organizaciones internacionales y de todos los ciudadanos.

Los niños y adolescentes son el futuro de la sociedad. Muchos de los adultos que el día de mañana se convertirán en el motor de sus países viven hoy en condiciones de extrema pobreza, se ven obligados a trabajar durante horas, en situaciones en las que contraen enfermedades y padecen trastornos físicos y psicológicos y les impiden el acceso a una educación escolar básica. El problema es más grave de lo que le parece al primer mundo. En un comunicado con motivo de la celebración del Día Internacional de la Juventud, la ONG Intervida advirtió que la jornada laboral de un niño en India ronda las doce horas diarias. A cambio, la mitad de los niños sólo recibe comida. Los que perciben un sueldo cobran el equivalente a dos o tres euros al mes. En este país, uno de los que poseen mayor índice de población infantil trabajadora, cien millones de niños viven en situación de explotación, mendigan, venden, rescatan comida de las basuras o limpian zapatos en las esquinas de las ciudades. Para intentar paliar esta situación, en Comercio Justo trabajan para fomentar el turismo solidario, la justicia social y la igualdad económica,se basa en una serie de normas que son necesarias para mejorar la situación de millones de personas, asegurándoles un salario digno y en esto se centra especialmente Intermón Oxfam. Setem, a s! u vez es una tienda on-line que ofrece productos que proceden del tercer mundo y están producidos y comercializados con criterios de comercio justo, sin trabajo infantil, pagando salarios justos a los artesanos, retribuyendo por igual a mujeres y hombres, respetando el entorno, fomentando la participación de los trabajadores. Las organizaciones de comercio justo se constituyen en un sistema comercial alternativo que ofrece a los productores acceso directo a los mercados del norte y unas condiciones laborales y comerciales justas e igualitarias, que les asegure un medio de vida sostenible.