Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

MUSEOS

La precariedad se instala en el Museo Reina Sofía de Madrid

Por Marta Escavias de Carvajal GómTiempo de lectura1 min
Cultura14-03-2006

La directora del Reina Sofía, Ana Martínez Aguilar, ha admitido en el Congreso que su museo presenta una serie de precariedades a la hora de atender diversas áreas específicas por falta de personal. Martínez Aguilar pide un trato análogo al del Museo del Prado y que estas revelaciones no se conviertan en disputas políticas.

Las numerosas irregularidades que han afectado al Reina Sofía en los últimos meses han provocado las declaraciones de su directora. Incidentes como el extravío de una voluminosa escultura de Richar Serra, filtraciones que pusieron en riesgo un cuadro de Juan Gris o las deficiencias halladas en el almacenamiento de obras han sido el detonante que ha llevado a Martínez Aguilar a comparecer en la Comisión de Cultura. La directora señaló que \"el museo ya tenía deficiencias de plantilla antes de la ampliación, pero ahora, que se ha ganado un sesenta y cinco por ciento más de espacio expositivo, la carencia se ha agravado. Crece el presupuesto, crecen los visitantes y crecen las actividades que se prestan, pero no el personal, subrayó. "En la actualidad, las necesidades de algunas áreas del museo se cubren, hay que decirlo así, precariamente, pese al extraordinario esfuerzo que lleva a cabo todo el personal que presta sus servicios. Un museo como el Reina Sofía requiere una plantilla en cantidad, especialización y remuneración acorde con el nivel de exigencia que tiene la institución", señaló. La directora hizo un llamamiento a las fuerzas políticas y señaló que su museo, "igual que el Museo del Prado, debe estar alejado de la confrontación política cotidiana". Por su parta, la portavoz del PP, Beatriz Rodríguez-Salmones, señaló que Martínez de Aguilar hizo una exposición "rigurosa" sobre la situación del museo, pero le reprochó que reduzca los problemas principales del museo "a una cuestión de metros", desde la idea de que el centro ha crecido y los problemas vienen porque hace falta más personal. La diputada popular sostuvo que el museo no puede seguir más tiempo sin un estatuto jurídico cuyo modelo sea análogo al Museo del Prado.