Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

MEDIOS DE COMUNICACIÓN

La protesta sindical obliga a TVE a suspender tres programas en directo

Por Silvia Álvarez-BuyllaTiempo de lectura2 min
Comunicación20-03-2006

Los espectadores encienden TVE y no saben si se encontrarán con el programa en directo que desean ver. En estos últimos días, las emisiones se ven afectadas por las protestas sindicales de los trabajadores de RTVE. Mira quién baila ya ha tenido que ser suspendido y España directo ha sido la última víctima de los boicots. Los sindicatos de RTVE rechazan el plan de supresión de 3.133 empleos y hacen todo lo que está en su mano para evitar el recorte de plantilla.

La Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) ha anunciado a los sindicatos de RTVE su plan de reducción de efectivos y justifica el recorte por la enorme deuda acumulada por RTVE, que superaba los 7.500 millones de euros a finales de 2005. Alrededor de 8.000 personas trabajan en RTVE y 3.133 van a dejar de formar parte de la plantilla del Ente Público si se lleva a cabo el plan de saneamiento. De esta manera, un 39 por ciento de los empleados quedaría sin su actual puesto de trabajo aunque, según la SEPI, no habrá despidos, sino que los empleados afectados podrán optar por jubilaciones anticipadas o expiración de contratos con indemnizaciones. Los representantes sindicales del grupo (cinco de UGT, cuatro de CCOO y tres de sindicatos independientes Apli y Uso) se han reunido en la sede de RTVE, donde decidieron apoyar "todo tipo de presión para que el conflicto sea visible", afirmó Paco Andújar, portavoz de UGT. Los sindicatos mantienen protestas y boicots en los programas en directo. Mira quién baila tuvo que ser suspendido porque los trabajadores se personaron en el estudio con el objetivo de que la presentadora y el jurado llevaran puestas unas pegatinas contra el plan de viabilidad. Además de este, España Directo no pudo ser emitido porque los empleados exigían que la presentadora leyera en directo un comunicado del comité en contra del Plan de Saneamiento. Asimismo, El Informatiu Migdia saltó de la antena antes de acabar su emisión por no mostrar las protestas de los afectados. Ante estos hechos, la dirección del ente público advierte que abrirá expedientes disciplinarios a quienes alteren las emisiones, unas iniciativas que considera de “coacción”, y anuncia que está dispuesta a producir en otro lugar aquellos programas sujetos a los actos citados. Por su parte, el CGI, máximo órgano de representación sindical de RTVE, ha convocado a los trabajadores a una huelga de 24 horas prevista en todos los centros de RTVE para el próximo 5 de abril. Afirma que el Plan de Saneamiento “tiene trampa y no asegura que en el futuro inmediato no se sigan tomando medidas de amputación y recorte de la estructura de RTVE”. Con las movilizaciones, pretenden que se tenga en cuenta el conflicto tanto en la televisión como en la radio, ya que también se quiere suprimir la emisora catalana Rádio 4, algo que disgusta no sólo a los trabajadores de este medio, sino también a los defensores de la lengua catalana. Por ello, trabajadores de RNE y TVE en Cataluña se han manifestado en Barcelona para mostrar "el más contundente rechazo al anuncio de la Sepi y de RTVE de hacer desaparecer en su práctica totalidad la oferta en catalán de Televisión Española y Radio Nacional".