Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

EDUCACIÓN

Se pone en marcha el observatorio contra la violencia escolar

Por Beatriz MartínezTiempo de lectura2 min
Sociedad25-02-2006

La situación de la violencia escolar en España empeora cada vez más. Los problemas en los centros escolares en especial los dedicados a la enseñanza secundaria y al bachillerato afectan no sólo al resto de los alumnos, sino muchas veces también al profesorado y por supuesto a los padres.

Quince de cada cien alumnos de ESO sufren violencia en el sistema escolar, y de ellos tres, además, acoso o bullying, de los que en su gran mayoría, el 65 por ciento, son chicas. Muchos alumnos españoles se quejan de que, antes estos conflictos, el profesorado no hace nada, pero bien es cierto que muchas agresiones van dirigidas a este sector y cada vez hay más número de bajas por depresión entre los profesionales de la enseñanza. La mayoría de estos acosos son emocionales y se producen dentro de la clase o en los patios de recreo, son minoritarios los que trascienden al ámbito extraescolar. Sin embargo resulta necesario distinguir entre violencia y acoso entre compañeros o comportamiento repetitivo de hostigamiento e intimidación. Según varios sociólogos no es el acoso el insulto ocasional (violencia), sino el sistemático y persistente, que tiende a aislar a la víctima, se da en una situación de desequilibrio de poder y donde no se percibe por terceros. Lo más parecido al acoso escolar, aseguran, es la violencia doméstica, pues en aquel existe un componente sexista "fortísimo". Los acosos se manifiestan de diversa forma, emocionales, físicos o de vandalismo, siendo la mayoría de las víctimas chicas que sufren más depresión y soledad, además de provocar problemas de rendimiento académico. En la Comunidad Valenciana ya funciona un observatorio de la violencia escolar, que servirá de referencia para la creación de organismos similares en otras comunidades autónomas, según han acordado los consejeros de Educación de consejeros populares de Educación de Baleares, Comunidad Valenciana, Castilla y León, Madrid, Galicia, La Rioja y Ceuta (comunidades gobernadas por el Partido Popular) en una reciente reunión. Dicho observatorio ha permitido la adopción de medidas concretas para prevenir el conflicto escolar, como la puesta en marcha de un teléfono de atención al menor o una página de Internet de orientación e información para profesores y alumnos. Con ello, se trata de evitar o establecer protocolos de actuación en conflictos como la agresión de alumnos a profesores u otros más dramáticos.