Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

VIOLENCIA DE GÉNERO

Aumentan las denuncias por maltrato, a pesar de la Ley antiviolencia

Por Elena R. BlázquezTiempo de lectura2 min
Sociedad23-02-2006

Cada vez más víctimas del maltrato doméstico hacen pública su situación. Un año después de la entrada en vigor de la Ley contra la Violencia de Género, las denuncias por maltrato han aumentado un 18 por ciento, mientras ha descendido el número de mujeres que retira su acusación.

El II Congreso Nacional contra la Violencia Doméstica y de Género ha reunido en Granada a jueces, fiscales, secretarios judiciales, abogados, representantes de las comunidades autónomas y miembros de instituciones penitenciarias. Su cometido ha sido tratar de eliminar la idea de que se puede utilizar la violencia contra los más débiles para acabar con esa forma de delincuencia. La secretaria de Igualdad, Soledad Murillo, ha señalado que las denuncias por maltrato han aumentado un 18 por ciento. Este dato también puede ser esperanzador, porque indica que ha descendido el número de víctimas que perdonan a su agresor y retiran la denuncia. En dicho congreso se ha llegado a tres conclusiones sobre el primer año de vigencia de la Ley Integral y los seis primeros meses de funcionamiento de los juzgados exclusivos para estos delitos. La primera es que están sobrecargados de trabajo. Por esta razón, se crearán 21 nuevos juzgados en toda España a lo largo de este año, de forma que cada comunidad autónoma cuente con al menos un juzgado exclusivo. También se estudia la comarcalización, es decir, agrupar varios partidos judiciales a los que se dotará de un juzgado exclusivo "de proximidad". El ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, advierte de que no es una buena noticia el hecho de fundar nuevos juzgados, pues son una prueba de que el problema no se está resolviendo, pero también muestra el grado de confianza de los ciudadanos en ellos. La segunda conclusión se deriva de la primera: la falta de recursos materiales y humanos. Esto tratará de suplirse con la formación especializada de todos los funcionarios que prestan asistencia a las víctimas, y con el aumento de la capacidad de arbitrio del juez para decidir, en cada caso concreto, cuál es la medida más razonable que se debe aplicar, teniendo en cuenta las circunstancias. La última conclusión extraída del congreso de Granada es que la violencia contra las mujeres está aún lejos de desaparecer, porque nace de patrones culturales machistas. Así, Montserrat Comas, presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, defiende el agravamiento penal para los hombres que establece la Ley Integral contra la Violencia de Género. Por su parte, el Fiscal General del Estado, Cándido Conde-Pumpido, hizo un balance positivo de la ley, aunque reconoció que aún queda mucho trabajo pendiente.