Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

SERBIA

Comienza a negociarse el futuro estatuto de autonomía de Kosovo

Por Berta PardalTiempo de lectura2 min
Internacional26-02-2006

Representantes serbios y albanokosovares comenzaron a negociar el futuro estatuto de Kosovo esta pasada semana en Viena. Son las primeras conversaciones desde el fin de la guerra en 1999 y ambas partes confluyen en posturas opuestas que van desde la autonomía para la provincia que plantea Belgrado a la independencia que exige la mayoría albanokosovar.

El encuentro serbio-albanokosovar, que fue aplazado a finales de enero por la muerte del presidente de Kosovo, Ibrahim Rugova, tuvo lugar a puerta cerrada y se centra en un intercambio de opiniones sobre la descentralización administrativa, sin entrar en la discusión del futuro estatuto de Kosovo en sí. La provincia serbia de Kosovo está habitada por una mayoría independentista albanesa, que se encuentra bajo protectorado provisional internacional desde que terminara la guerra, en junio de 1999. Ahora, la región está a la espera de una solución sobre su estatuto definitivo del que decidirá el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas. La clave del asunto radica en encontrar un mecanismo que permita el retorno de los refugiados y resolver el tema de las personas desaparecidas. La ONU autorizó en octubre del año pasado la inauguración de las negociaciones del estatuto de Kosovo y encargó al finlandés Martti Ahtisaari la mediación en ese proceso. Ahtisaari afirma que el progreso de estas negociaciones dependerá de la evolución de la situación sobre el terreno y es partidario de resolver los problemas actuales y prácticos de la provincia antes de definir un futuro estatuto. Los líderes de la mayoría albanokosovar ven el futuro de Kosovo como un Estado independiente y soberano e insisten en esta opción como la única salida del proceso negociador. Belgrado y la minoría serbokosovar rechazan la independencia y abogan por una máxima autonomía de la provincia como solución de compromiso y aseguran estar abiertos a todas las opciones que no afecten la integridad territorial y la soberanía de Serbia. Belgrado, que ve el futuro de Kosovo dentro de Serbia, propone la formación de un tipo de entidad serbia que gozaría de autonomía en las esferas de la cultura, la sanidad, la política social, financiera y económica, y garantizaría a la minoría serbia seguridad, una vida normal y su permanencia en esa provincia. Mientras, la UE amenaza a Serbia con frenar las ayudas si se niega a colaborar en la captura de Ratko Mladic. Tres días después de que se anunciase su captura inminente, el general Mladic, acusado de genocidio por el Tribunal Penal Internacional para la Ex Yugoslavia (TPIY), sigue sin ser encontrado. El Gobierno serbio asegura oficialmente que desconoce el paradero del criminal de guerra, mientras filtra a la prensa que su detención es cuestión de días y que están ultimando detalles para concluir las negociaciones de su rendición. En el aire continúan preguntas abiertas como qué negociaciones son necesarias para detener a un criminal de guerra o por qué nadie ha denunciado públicamente el paradero del general a pesar de la recompensa de cinco millones de dólares ofrecida por EE.UU.