Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

IGUALDAD

Las mujeres cobran un 27 por ciento menos que los hombres

Por Alfredo L. ZamoraTiempo de lectura1 min
Sociedad05-02-2006

La discriminación laboral sigue siendo una realidad España como en otros países europeos. Las mujeres perciben de promedio un 27 por ciento menos de salario que los hombres y en países como en la República Checa las exigencias para conceder un crédito son mucho mayores. Cada vez hay menos desigualdades pero aún queda mucho trabajo.

La diferencia de salarios entre el hombre y la mujer es el eje principal del Proyecto de Ley de Igualdad del Gobierno. El borrador, que se espera que entre en vigor el 1 de enero de 2007, será presentado a los sindicatos y a las organizaciones feministas, y a lo largo de este año se llevará ante el Congreso de los Diputados el texto definitivo tras el largo periodo de conversaciones. La Ley busca llegar a la igualdad salarial, así como abordar temas como ascensos, promoción y formación ocupacional. También se contemplan penalizaciones hacia las empresas que ejerzan algún tipo de discriminación y la posibilidad de incluir un permiso de paternidad de al menos 10 días. Iniciativas que intentan luchar contra la discriminación laboral en España y que también surgen en otros países de Europa ante la innegable situación. La Asociación de Organizaciones de Empresarias del Mediterráneo ha reunido 12 informes nacionales sobre los estereotipos de género que afectan a las mujeres en el trabajo. Según detalla en sus páginas, el objetivo del informe es el de "desarrollar la capacidad de las organizaciones de mujeres empresarias y de género para promover la igualdad real en la economía e impulsar su influencia en las políticas económicas", presentando la real desigualdad que sufre la mujer en muchos países. Entre los estereotipos más frecuentes reflejados en el texto están los relacionados con la actividad desempeñada. En Rumanía las mujeres se dedican a los denominados sectores de actividad ligeros, en la República Checa se asocia el concepto de empresaria al de una persona egocéntrica interesada sólo pro el poder, y en Lituania se considera que las empresarias y trabajadoras autónomas son aquellas que han fracasado en su vida familiar.