Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

MUJER

Enero, el mes más trágico de violencia doméstica en siete años

Fotografía
Por Alejandra Linares-RivasTiempo de lectura1 min
Sociedad03-02-2006

Apuñaladas, golpeadas, tiroteadas, asfixiadas. Cualquiera de estos maltratos han recibieron las mujeres que han perdido la vida en los primeros días de 2006 a manos de sus compañeros o ex compañeros sentimentales. El mes de enero ha sido el más trágico de los últimos siete años.

Todas las iniciativas contra la violencia doméstica parecen ser insuficientes a la luz de la realidad. Ni las campañas publicitarias para que el problema salga del ámbito privado y se convierta en un asunto público ni las medidas judiciales y policiales hacen descender en España las cifras de muertes por maltrato a las mujeres. Los datos de 2005 avivaban una cierta esperanza: fallecieron 62 mujeres por violencia doméstica; diez menos que en 2004. Pero, por desgracia, el nuevo año empieza con fuerza: ya son doce las mujeres que han muerto asesinadas por sus parejas o ex parejas. El Instituto de la Mujer afirma que tan sólo en enero se han superado las cifras de los últimos siete años en ese mismo mes, con nueve mujeres fallecidas. Febrero comenzaba también con tres nuevas víctimas que perdieron la vida en apenas unas horas de diferencia. El perfil de víctima y maltratador es diverso, pero siempre hay elementos comunes. Contra las primeras se usó siempre la fuerza del varón. En el caso de los segundos, no supieron aceptar un cambio en su relación con la víctima. Una mujer de 50 años moría en un hospital de Sort en Lérida después de estar ingresada durante ocho días. No logró sanar las graves heridas que le causó la paliza propinada por su compañero sentimental. Una sevillana de 34 años fue asesinada a puñaladas por su marido (funcionario de prisiones) mientras sus hijos dormían en el cuarto de al lado. Los niños no se despertaron hasta la llegada de la Policía. El agresor la había llamado para confesar. Otra mujer, barcelonesa, también fue atacada por su ex novio y una amiga, que también se entregaron horas después.