Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

PRECIOS

El petróleo y la sequía, causantes de la mayor subida del IPC desde 2002

Por Elena De RománTiempo de lectura2 min
Economía14-01-2006

Según los datos definitivos del Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa de inflación ha cerrado 2005 en el 3,7 por ciento. Esta subida es la mayor que se produce desde 2002, aun cuando la previsión oficial del Gobierno era del dos por ciento.

Este incremento registrado en diciembre se ha debido, principalmente, al encarecimiento del petróleo y a la histórica sequía que asola el país y que ha encarecido los alimentos frescos. En concreto, el aceite de oliva ha sufrido una subida mensual del 9,8 por ciento en diciembre y del 24,5 por ciento en el conjunto de todo el año. Los transportes también han experimentado una fuerte inflación, pues su precio ha aumentado un 6,2 por ciento debido al alza de carburantes y lubricantes. La vivienda, las bebidas alcohólicas y el tabaco, hoteles, cafés y restaurantes y alimentos y bebidas no alcohólicas son otros de los grupos más inflacionistas. El secretario de Estado de Economía, David Vegara, ha reconocido que los datos no han sido favorables, aunque vaticina una moderación de los precios para este ejercicio. Por su parte, el vicepresidente segundo y ministro de Economía, Pedro Solbes, ha admitido también que “no es nada bueno”. El dato definitivo del IPC se utiliza como referencia para las revisiones salariales de los trabajadores, por lo que las empresas deberán compensar a unos siete millones de empleados por el alza de los precios. Según datos de UGT, el 77,4 por ciento de los trabajadores cuenta con cláusulas de revisión salarial que le permiten recuperar todo o parte del poder adquisitivo perdido si la inflación supera el incremento salarial pactado en convenios colectivos. Consumidores, sindicatos, trabajadores autónomos y patronal han mostrado su preocupación por el encarecimiento de los precios. La Federación de Consumidores en Acción (Facua) ha criticado las decisiones inflacionistas del Gobierno y ha lamentado las subidas aprobadas para 2006 en la tarifa regulada eléctrica o las alzas trimestrales en gas natural y butano. Además, se ha quejado porque se utilice el alza del carburante para subir el precio de determinados servicios cuando ya está incluida en el IPC. No obstante, para Comisiones Obreras (CC.OO.), el coste del petróleo no es más que una “excusa para encubrir un problema estructural en la economía española: la ausencia de cultura en la estabilidad de precios”.