Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

ARQUEOLOGÍA

Los Tracios vuelven después de 25 siglos

Por Lourdes TéllezTiempo de lectura1 min
Cultura31-07-2005

No es común encontrar intacta una tumba rica en joyas de oro. Por fortuna los tracios y sus tumbas llenas de oro no son tan conocidos. Eso ha preservado a la tumba que la semana pasada desenterraron un grupo de arqueólogos en Bulgaria.

Valle de Zlatinitsa, tumbas, reyes y oro, mucho oro. Zlatinitsa es una región al este de Sofia, capital de Bulgaria. En ella se encuentra lo que ya se conoce con el nombre de “el valle búlgaro de los reyes” que gobernaron a un pueblo olvidado y del que no se tienen muchas referencias: los tracios. Un pueblo que se menciona en la Iliada de Homero y que se considera como el primer pueblo que trabajó con el oro. La tumba descubierta se encontraba en una pequeña montaña a ocho metros de profundidad y en una extensión de 90 metros de diámetro. Tal vez por estas condiciones, a los cazatesoros, que abundan en la región, les daría pereza escarbar tanto, algo que a los pacientes arqueólogos les ha llevado ahora a este momento de gloria. El milenario inquilino de la tumba, según afirman los expertos, es el rey tracio Seutus. Un gobernante opresor que se declaró rey y que se valió de la ayuda de mercenarios griegos. Al morir no lo enterraron solo: sus mascotas, dos caballos y un perro más grande de lo habitual, también lo acompañaron. Sin embargo, lo más destacable del hallazgo es un gran anillo de oro en su ahora pulverizado dedo y una finísima corona de laureles, muestras claras de la capacidad de los tracios a la hora de moldear este metal. Las piezas de oro encontradas y el conjunto de la tumba en sí, se suman a los otros tesoros descubiertos en las últimas cuatro décadas en Bulgaria. Por azares del destino, ahora que los tracios son noticia, los españoles podrán admirar de cerca a una gran parte de estos tesoros milenarios porque se encuentran desde abril “viajando” por Barcelona, Valencia y Madrid.