Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

DESACELERACIÓN

El precio de la vivienda continúa al alza, aunque a menor ritmo

Por Javier de la FuenteTiempo de lectura2 min
Economía16-07-2005

Aunque de momento comprarse una casa sigue siendo un privilegio de unos pocos y no un derecho recogido en la Constitución Española, lo cierto es que los últimos datos dejan un espacio para la esperanza.

Tal como está el precio de la vivienda hoy en día, que un informe confirme la tendencia alcista del precio de la vivienda, no tendría que ser una noticia alentadora. Sin embargo, ese mismo informe, elaborado por la sociedad de tasaciones (Tinsa), refleja también que el precio de la vivienda crece, pero menos. En el segundo trimestre del año creció un 3,53 por ciento, por lo que el encarecimiento interanual se sitúa en el 17,17 por ciento en el caso de la vivienda nueva y un 17,29 por ciento en la usada. Según Ildefonso Ortega, presidente de Tinsa, se está produciendo una “acomodación de la oferta y la demanda”. Asimismo, Ortega se ha mostrado convencido de que no va a haber una “caída en picado” en los precios de la vivienda, puesto que la demanda continúa siendo fuerte. Andalucía, Valencia, Aragón, Castilla-La Mancha y Cataluña son las cinco comunidades autónomas donde el crecimiento se situó por encima de la media, concretamente en niveles superiores al 20 por ciento en los cinco casos. Por capitales, Madrid continúa siendo el lugar más caro para adquirir una vivienda de segunda mano (3.440 euros por metro cuadrado) seguido de Barcelona (3.104 euros) y Bilbao (2.589 euros). Por otro lado, y no precisamente para poner un ápice de esperanza en el asunto, el sindicato Comisiones Obreras (CC.OO.) ha elaborado otro informe relativo al precio de la vivienda. En concreto de su relación con los salarios. Según este documento, el precio de la vivienda ha subido 14 veces más de lo que lo han hecho los salarios entre los años 1987 y 2004. De esta forma, entre los años 1987 y 2004 el precio se ha multiplicado por cinco en términos nominales, un 130,3 por ciento deducida la inflación. Mientras, el salario de las personas que tienen que acceder a estas viviendas tan sólo se ha duplicado. El mismo informe también constata que el año pasado fue necesario destinar 8,2 veces el salario para poder adquirir una vivienda.