Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

ESPAÑA-MARRUECOS

El viaje del Rey marca una nueva etapa entre ambos países

Por La SemanaTiempo de lectura2 min
España21-01-2005

De nuevo el Rey realizó un viaje al extranjero con el fin de mejorar las relaciones exteriores de España. Así como, hace no mucho tiempo, se desplazó hasta EE.UU. para reunirse con George W. Bush, en esta ocasión cruzó el estrecho de Gibraltar para ser recibido por su homólogo marroquí Mohamed VI.

Fueron tres días de visita en los que a ambos dirigentes les dio tiempo para abordar diversos temas que durante los últimos años han enturbiado las relaciones entre España y Marruecos. El caso más significativo es el que atañe a la soberanía del Sahara occidental. Sobre este tema España siempre se había mostrado en contra de que Marruecos se hiciese con el control de esta región, especialmente durante la época de José María Aznar. Sin embargo, con la llegada del Gobierno socialista se han hecho algunas concesiones a Marruecos sobre este tema. Pero este no era el único asunto que enfrentaba a Mohamed VI y al ex presidente español. El monarca marroquí recordó también el contencioso que hace dos años enfrentó a ambos países por la isla de Perejil. Lo hizo a través de unas duras declaraciones contra Aznar que no sentaron nada bien en el seno del PP. Su secretario general, Ángel Acebes, ya ha pedido al Gobierno de Zapatero que se produzca una rectificación al respecto, incluso impuso un plazo de cuatro días para ello. Sin embargo, no ha sido la polémica la nota predominante de este viaje. Desde su llegada, los reyes de España fueron objeto de un sin fin de agasajos y muestras de cariño tanto por parte de la familia real marroquí, como por el pueblo alaui. Durante la visita también se abordó el tema de la inmigración ilegal. Sobre este aspecto Rabat solicitó ayuda para reforzar los controles mientras que el Rey Juan Carlos I pidió mayor cooperación. En cuanto al terrorismo, consideró necesario que ambos países “trabajen más unidos contra el principal azote de nuestro tiempo” . El tercer y último día, ambas familias realizaron una visita a Tánger con la que pusieron punto y final a un viaje donde la cordialidad y el entendimiento han sido la nota predominante. El cambio de Gobierno en España abrió un nuevo horizonte en cuanto a las relaciones bilaterales de ambos países. Marruecos es uno de los nuevos aliados de EE.UU mientras que España ha dejado de serlo. Por su parte el reino alauí tiene la vista puesta en la Unión Europea y un ayuda de España sería fundamental mientras el conflicto del Sahara occidental todavía esta por decidir. Todos estos asuntos hacen necesaria una buena relación entre ambos países y a juzgar por los resultados, este viaje ha contribuido a ello.